class="itemlist cat" id="catid" class="itemlist" >
01 ago, 2014

Archivo
Edición Impresa

UPR Río Piedras recibe a 2,483 nuevos Gallitos y Jerezanas
UPR Río Piedras recibe a 2,483 nuevos Gallitos y Jerezanas
La Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, (UPR-RP) recibirá esta semana a unos 2,483 estudiantes de nuevo ingreso en la actividad anual de orientación que marca el inicio…
Diálogo y Radio Universidad nominados al XX Premio Nacional de Periodismo
Diálogo y Radio Universidad nominados al XX Premio Nacional de Periodismo
El periódico Diálogo y Radio Universidad, medios de comunicación de la Universidad de Puerto Rico (UPR), obtuvieron hoy ocho nominaciones al XX Premio Nacional de Periodismo de la Asociación de…
Cosplayers incentivan el turismo en Puerto Rico
Cosplayers incentivan el turismo en Puerto Rico
En Puerto Rico se celebran múltiples actividades y convenciones relacionadas al llamado cosplay. Hasta el momento, éstos espacios eran donde único los cosplayers podían ir a demostrar su talento y…
Recaudos de Hacienda no cumplen con las previsiones del Gobierno
Recaudos de Hacienda no cumplen con las previsiones del Gobierno
El Departamento de Hacienda no logró cumplir con los estimados previstos para el año fiscal que acaba de terminar. Los recaudos totalizaron $9,037 millones en el año fiscal 2013-14, 5.5%…
Un puertorriqueño en su Palestina
Un puertorriqueño en su Palestina
Hace unos días, en Palestina, el ponceño Alí Abdelaliz entregó un auto que había alquilado y regresó a pie a casa de sus padres. “Tuve que trasladarme caminando y pidiendo…
Enfermero de Guantánamo se niega a alimentar a la fuerza a reos en huelga de hambre
Enfermero de Guantánamo se niega a alimentar a la fuerza a reos en huelga de hambre
El prisionero Abu Wael Dhiab narró lo sucedido a su abogada, Cori Crider, que se refirió al enfermero como “el primer objetor de conciencia militar” de Estados Unidos en los…
Kit de supervivencia para los prepas
Kit de supervivencia para los prepas
Es normal temerle a lo desconocido. Al cursar el duodécimo grado, ya conocemos la escuela, los maestros y los compañeros, pero al llegar a la universidad, todo cambia y comienza…
RUM culmina mantenimiento de boyas para la temporada de huracanes
RUM culmina mantenimiento de boyas para la temporada de huracanes
El Sistema de Observación Oceánica Costera del Caribe (CariCOOS), junto al Grupo de Oceanografía Física de la Universidad de Maine, culminaron el mantenimiento anual de las cinco boyas instrumentadas CariCOOS,…
La libre asociación sobre el "ELA mejorado"
La libre asociación sobre el
Este pasado 25 de julio, el Gobierno de Puerto Rico celebró de manera oficial el aniversario número 62 del Día de la Constitución, ocasión que, dependiendo la ideología política de…
Apuntes sobre “Transexualidades: otras miradas posibles”
Apuntes sobre “Transexualidades: otras miradas posibles”
Miquel Missé es sociólogo, activista trans, catalán y cuerpo en tránsito. Además, es un discurso de fracturas y fragmentaciones, es la imbricación de los discursos asumidos, teórica y prácticamente, de…
Comienza la curación de obras para la Trienal del ICP
Comienza la curación de obras para la Trienal del ICP
El Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) dio inicio a los trabajos de curación para la cuarta Trienal Poli/Gráfica de San Juan, América Latina y el Caribe, un evento cultural internacional…
Regresan las artes gráficas a "Malas Impresiones"
Regresan las artes gráficas a
El pasado jueves, 17 de julio, abrió la exhibición Malas Impresiones II en la Galería Guatibirí, localizada en Río Piedras. Este año marca el segundo consecutivo en el que se…
Aclaman a "El Extraordinario Sr. Júpiter" en Cinefiesta
Aclaman a
Los cortos puertorriqueños e internacionales presentados en esta edición de Cinefiesta fueron premiados anoche en el cierre del festival de cortometrajes, siendo El Extraordinario Sr. Júpiter el ganador mayor por Puerto…
"Sin filo" y la violencia en las relaciones amorosas
Entre los cortometrajes puertorriqueños que se destacaron en Cinefiesta estuvo Sin filo, un estudio de personaje o character study sobre las consecuencias de criarse siendo testigo de violencia doméstica, el…
La marca de Harry Potter en nosotros
La marca de Harry Potter en nosotros
En el 1939, Jorge Luis Borges, sobre Out of the Silent Planet, escribió:“Lo admirable es la infinita probidad de esa imaginación, la coherente y minuciosa verdad de su mundo fantástico.…
La experimentación fonética del "ABC-ideario heurístico" de Antonio Blasini Gerena
La experimentación fonética del
En 1968, Lorenzo Homar basó uno de sus grabados más importantes en una cita de Emmanuel Geibel. La misma dice lo siguiente: "Nada sobrepasa la grandeza del alfabeto / ya…
Listos los "12 Magníficos" para Centrobasket
Listos los
“Las 12 Magníficas” hicieron su trabajo: alcanzaron la medalla de plata en el campeonato del Centrobasket 2014 durante la pasada semana, capturaron uno de los boletos disponibles para los Juegos…
Campeones del BSN los Leones de Ponce
Campeones del BSN los Leones de Ponce
El año pasado, los Leones de Ponce vieron cómo se les escapó el cetro ante los Piratas de Quebradillas en la serie final, luego de una temporada de ensueño que…

La artista Tania Monclova, especialista en la historia del tejido, posee una trayectoria artística de más de una década. Hace ya seis años comenzó a desarrollar su propuesta para crear Anaranjado Taller Creativo, un proyecto que busca educar a niñas y niños (comenzando a los 18 meses de edad) sobre la importancia del arte y la cultura puertorriqueña. De igual modo, Monclova se propuso diseñar el proyecto como uno autosuficiente, en aras de poder “vivir del arte”. Anaranjado Taller arrancó con varios esfuerzos de difusión y terminó interpelando directamente a las escuelas, ofreciendo talleres de pintura, dibujo, grabado, escultura e historia del arte.

“Me fui con mi computadora y mi camisa de Anaranjado a convencer a las directoras a permitirme entrar a sus escuelas para presentar mi propuesta. Las escuelas se beneficiaban pues tenían una maestra de arte y no tenían que invertir, pues los padres y madres siempre han pagado directamente al proyecto”, explicó la artista.

A mediados de cada diciembre, Monclova organiza una exhibición colectiva en la que se muestran las piezas creadas por el estudiantado de Anaranjado. Los últimos tres años la exposición se presentó en el Museo Casa Blanca en Viejo San Juan.

“Es una exhibición para la cual los estudiantes se preparan todo el año. Queda todo muy bonito. Se preparan fichas técnicas para las obras de los estudiantes y se hace un catálogo. Generalmente la muestra está abierta al público por dos semanas”, contó.

Monclova buscó llevar el proyecto a otro nivel y tener un espacio propio para éste. Entonces, respondiendo al llamado de muchos padres y madres de estudiantes de las escuelas impactadas, decidió junto a su esposo Jorge Orozco crear el local para Anaranjado Taller Creativo, ubicado en el casco urbano de Río Piedras. Al momento, llevan cuatro meses en el lugar, donde abrirán su primer campamento este verano. Como parte del campamento habrá estaciones de dibujo, pintura, escultura, grabado e historia del arte. También ofrecerán yoga y crearán una pared verde como parte del taller de huerto casero.

Vista del espacio de Anaranjado Taller Creativo en Río Piedras.

Anaranjado es un espacio independiente que llega a la comunidad riopedrense y al estudiantado del País a fomentar la creatividad, la originalidad y la concienciación sobre el valor del arte y la cultura local.


Dianne Brás Feliciano es gestora cultural y escritora de arte independiente. Forma parte del grupo de colaboradores permanentes de Diálogo Digital.

Publicado en Cultura hoy
Lunes 09 de junio de 2014 05:00

La Beckett se reinventa

El reavivamiento cultural se ha intensificado durante los últimos en Río Piedras. Nuevas comunidades de artistas, comerciantes y propietarios han decidido establecer en el casco urbano riopedrense sus distintas propuestas, atrayendo nuevos públicos y manteniendo un flujo de personas constante en el área. A esos nuevos pobladores se unen con fuerza los nuevos administradores de La Beckett.

Justo el pasado verano de 2013, el grupo de nueve profesores miembros del Proyecto Artístico, Cultural y Académico de Río Piedras (PACA), decidió relevar la administración de la Sala Beckett a un nuevo grupo de jóvenes con el potencial para ocupar el espacio con nuevas propuestas, continuando la labor artística y cultural que desde el 2009 realizó PACA.

La actriz y productora Kisha Tikina Burgos, la productora de teatro Yamara Rodríguez, el productor y editor audiovisual Omar Camilo Ramos, el cineasta Ari Manuel Cruz y diseñador gráfico y cineasta José Cotté, tomaron la batuta del espacio, ubicado en el 1008 de la Avenida Juan Ponce de León, en Río Piedras, desde agosto del pasado año, inyectando frescura y nuevas propuestas, con el fin de mantener y propulsar la actividad cultural y artística en el País. Los cinco jóvenes propietarios se destacan como experimentados actores o actrices, cineastas, cinematógrafos y guionistas, egresados de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras y de la Universidad del Sagrado Corazón (USC), en Santurce.

“Siempre soñamos con tener un espacio, realmente fue como un sueño hecho realidad que llegó a nosotros y teníamos que actuar, porque era algo de lo que habíamos hablado muchas veces”, relató Tikina. Finalmente, La Beckett: Café, Teatro y Cine reabrió sus puertas de modo oficial el 21 de enero de 2014.

La actriz y productora Kisha Tikina Burgos cuenta sus experiencias con el teatro local La Beckett

Esta sala de teatro, cine y restaurante, es el lugar perfecto para encuentros entre amigos. Una terraza al aire libre y un ambiente bohemio sirven de antesala al teatro que además de presentar obras, expone documentales, películas, espectáculos de comedia y grupos musicales.

“Queremos que además de ser un espacio que el artista alquile, sea un lugar donde nos podamos reunir escritores, artistas, teatreros, a pensar, a crear nuevos proyectos”, indicó Tikina, portavoz del grupo junto a Omar Camilo. Los propietarios planifican ofrecer su espacio como taller de creación, una especie de laboratorio, especialmente para aquellos de la nueva generación de teatreros que no poseen un espacio para desarrollar sus ideas.

Pero en el camino que ha recorrido este grupo de jóvenes artistas y comerciantes para reabrir y mantener La Beckett, se han enfrentado a varios obstáculos que no han detenido su realce. Aunque la queja ya es antigua, no es posible que pasen desapercibidos los lentos procesos por parte del Municipio de San Juan para entregar los permisos de uso a los comerciantes. En el caso de La Beckett, el permiso tardó alrededor de seis meses en los que el nuevo grupo de propietarios tuvo que realizar actividades privadas para poder mantener económicamente el espacio, utilizando el permiso de uso de los anteriores administradores.

Por otro lado, “hay un reto que tenemos, al cual se enfrentan todas las personas que deciden tener un negocio o un espacio en Río Piedras y es el estigma que tiene hace muchos años ya, que roban, que está la cosa difícil, que no se consigue ‘parking’, hay muchos estigmas a Río Piedras por diferentes razones”, señaló la joven actriz y guionista.

Sin embargo, se trata de un reto que superan día a día. La Beckett ha logrado atraer personas que nunca habían visitado Río Piedras o que habían estado allí, cuando eran pequeños, transitando por el Paseo de Diego, durante aquella época en la que era uno de los centros comerciales más importantes de Puerto Rico.

 

Crece la oferta cultural

Los nuevos administradores, han incorporado a su oferta, además, las presentaciones de teatro infantil a niños que han llegado desde distintas partes del área metropolitana utilizando el tren urbano y aprovechando la estación que se detiene justo en el casco riopedrense, donde está ubicada la Beckett. “Son experimentos que estamos probando para ver si se responde a ellos y trabajarlos como propuestas permanentes”, explicó Camilo.

El elemento del cine se une a este espacio que anteriormente trabajaba propuestas más teatrales. Largometrajes, cortometrajes y documentales nacionales e internaciones se proyectan con frecuencia en la sala, como un espacio de cine alternativo al “mainstream”. “Hacemos cine los cinco de nosotros, así que las presentaciones cinematográficas se hacen parte de nuestra oferta con esta administración”, resaltaron los propietarios.

La Beckett estará llevando a cabo este verano el Festival de Teatro al Fresco, en el planean presentar obras de teatro cortas y distintos “performances” de artistas en distintas facetas de las artes. Según los propietarios, “es un formato que ha funcionado bastante, al que la gente eta respondiendo”. Por otra parte, planifican para el próximo semestre un “reality show”, en el que se enfrentarán bandas musicales hasta escoger finalmente el ganador, que podría presentarse una temporada en La Beckett y hasta filmar un video musical.

El teatrero avant garde irlandes Samuel Beckett es la inspiración tras el nombre

Entrelazados el teatro y los platos

En su oferta culinaria, La Beckett se especializa en crepas que viajan entre los sabores dulces y salados. Destacan, también, los platos de panini y las variadas sopas del día, que pueden ser por ejemplo, de espinaca, tomate o setas, además de sustanciosas ensaladas que no se limitan a lechuga y tomate.

“Queríamos ofrecer una alternativa al arroz y habichuelas, que es riquísimo también pero de repente la gente quiere comerse otra cosa y siempre tuvimos la idea de las crepas porque es algo que no está saturado aquí y nos gusta mucho, desde las dulces hasta las saladas”, explicó Tikina.

Su menú no solo es llamativo por su variedad de sabores e ingredientes, sino también por los atractivos nombres con los cuales se identifican los platos y los tragos en la barra, basados en títulos de obras de teatro y películas. No te debe sorprender que un amigo o amiga, al final de un largo día de trabajo, te invite un “Tengamos el sexo en paz” (crepa de pollo) ó un “Happy Toguether” (crepa de jamón y queso) en La Beckett. No olvides, además, preguntar en la barra sobre “Lo que le pasó a Santiago”. Tras probar el famoso “shot” un par de veces tendrás tu propia historia.

Pero, sin duda alguna, uno de los platos más famosos es la crepa de nutela y nueces, que lleva el nombre de Samuel Beckett, novelista y dramaturgo irlándes, autor de la obra maestra Esperando a Godot (1953) y cuyo nombre identifica esta pequeña pero genuina sala, meca de actividad artística y cultural dentro de otra gran meca que es Río Piedras.

Publicado en Cultura hoy
Martes 03 de junio de 2014 05:00

Un café estudiantil en la UPR de Río Piedras

La iniciativa cooperativista IUPICoop Café llegará al reinaugurado Centro de Estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras a partir del próximo mes de agosto. 

 

El café estudiantil funcionará como una cooperativa mixta que satisfará las necesidades de consumo de la comunidad universitaria y creará empleos para los estudiantes. La cooperativa estará ubicada en el segundo piso del Centro a mano izquierda de las oficinas del Consejo de Estudiantes. 

La idea de crear este café nace de un grupo de jóvenes estudiantes del recinto riopedrense con la intensión de proveer a la comunidad universitaria un espacio propicio y placentero para el desarrollo intelectual, académico, cultural y social de los estudiantes y de los visitantes de la Universidad de Puerto Rico. 

El proyecto busca convertir al Centro de Estudiantes en un punto de encuentro universitario donde se podrá estudiar, tener agradables tertulias y disfrutar de un pequeño cinema mientras se gusta un café de alta calidad preparado por baristas, cafés fríos, jugos naturales, tés, emparedados, postres y otros refrigerios.

Entre los planes futuros de esta iniciativa se visualiza crear un portal electrónico donde los socios podrán ver un resumen de sus compras, los puntos y las ganancias acumuladas y los premios alcanzados. Además, se prevé la posibilidad de establecer una librería con el mismo concepto cooperativista y de extender este proyecto a otros recintos del sistema UPR. 

Los estudiantes, los profesores, los ex alumnos y los visitantes del recinto podrán ser socios y patrocinadores de esta cooperativa llenando un formulario e invirtiendo 10 dólares en las 12 acciones anuales requeridas.  

A cambio de su patrocinio los socios recibirán descuentos, premios y ganancias. Además, podrá participar con voz y voto en las asambleas sobre bases de igualdad, nominar candidatos, elegir y ser elegidos para desempeñar cargos en la Junta de Directores, en el Comité de Supervisión y comités auxiliaries y utilizar los servicios de la cooperativa universitaria.

Publicado en Entre Estudiantes

El río Piedras sigue siendo la arteria principal de San Juan. Una arteria que conecta sus comunidades, que define la diversidad de su flora y su fauna y que sirve de metáfora sobre los excesos que ha vivido esta ciudad. A pesar de que Río Piedras fue unido a la capital hace más de 50 años, no es casualidad que la identidad riopedrense persista con tanta fuerza. Y es eso precisamente lo que se propone celebrar el proyecto Puente a Puente el sábado, 31 de mayo, desde las 2:00 p.m. durante la Tercera Feria Ambiental del río Piedras, que tendrá como sede la Plaza de Recreo de Río Piedras.

El objetivo principal de Puente a Puente, durante los pasados cuatro meses, ha sido acercar la ciencia y el arte a las comunidades. Al mismo tiempo busca integrar la participación y la autogestión ciudadana que ya ocurre en las comunidades a los procesos de investigación científica y de creación artística.

Puente a Puente es un proyecto de restauración ambiental que integra las historias orales, el arte público y la siembra en los puentes entre el río Piedras, la quebrada Juan Méndez, el Casco Urbano de Río Piedras y el Corredor Ecológico de San Juan”, explicó Julio Vallejo, coordinador de alcance comunitario del programa de investigación San Juan-ULTRA.

Vallejo es quien organiza la actividad mediante un acuerdo cooperativo entre el Servicio Forestal del Departamento de Agricultura Federal y la Corporación para la Conservación del Estuario de la Bahía de San Juan.

"Este proyecto de investigación-acción está creando puentes entre la ciencia y la comunidad, el puente como metáfora artística y el puente como estrategia de planificación urbana", comentó la socióloga del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical, Tischa Muñoz-Erickson.

La programación de la Tercera Feria Ambiental del río Piedras incluye talleres ambientales, un recorrido cultural peatonal por los puentes aledaños al casco de Río Piedras, un conversatorio sobre los 300 años de Río Piedras y una exposición de mapas y fotos antiguas en la Casa de Cultura Ruth Hernández Torres. Al caer la noche habrá, también, una comparsa y una muestra de cine ambiental en la Plaza de Recreo. Todas las actividades son libres de costo y aptas para todas las edades.

Además, la actividad contará con transportación en los trolleys del municipio de San Juan para hacer la actividad accesible a aquellos/as que no puedan hacer los recorridos a pie. El programa completo de la actividad puede leerse en Facebook.

Publicado en Local

La vandalización del mural conmemorando los 300 años de Río Piedras fue aclarada en el día de hoy, luego que el grafitero conocido como Klas se adjudicara la responsabilidad de haber pintado por encima del mural conceptualizado por Regina Bultrón Bengoa.

El grafitero, quien le solicitó a Diálogo que se le refiriera por su pseudónimo, opinó que el artista plástico Edgardo Larregui y Bultrón Bengoa están justificando el mural de Río Piedras sobre el suyo, el de Ske y el de Soten “porque cuenta con el apoyo del municipio y la asociación comunitaria”.

“El código entre los grafiteros y artistas urbanos es que todos los murales deben ser respetados. La única forma que puedes pintar sobre la obra de un artista es con su consentimiento”, destacó Klas.

 

 

 

“Ske y Soten no están contentos con la destrucción de su mural, pero no tuvieron parte en destruir el de Larregui y Bultrón”, afirmó Klas, “Fue un logro para que Soten viajara desde Copenhague, Dinamarca hasta Río Piedras, y una vergüenza para Puerto Rico que su trabajo fue destruido. Esto hará más difícil que lleguen grafiteros internacionales a la Isla”, añadió.

Klas hizo una distinción particular entre los grafiteros y los artistas urbanos. A su entender, “los artistas urbanos tienden a trabajar dentro de los confines de la ley y tienen vínculos más estrechos con instituciones públicas y privadas, y buscan endosos y fondos de empresas privadas o multinacionales”.

Por otro lado, Klas explicó que los grafiteros son altamente marginados por los artistas urbanos y su financiamiento institucional porque no operan dentro de los límites de las leyes.

“En el evento Los Muros Hablan, los organizadores prohíben el uso de letras en grafiti y no proveen materiales para nadie con la intención de pintar un mural en grafiti”, aseguró Klas.

Por su parte, Bultrón Bengoa aseguró que el mural fue trabajado para propósitos de ofrecerle un servicio a la comunidad mediante el arte y la tecnología.

Bultrón Bengoa fue invitada, junto a otros colaboradores, por la Junta Comunitaria de Río Piedras y el dueño del edificio del Sistema de Retiro de la Universidad de Puerto Rico, quienes les autorizaron a utilizar la pared donde estaban plasmados los primeros grafitis.

“Yo me comuniqué personalmente con uno de los artistas, quien tenía murales ahí y me comuniqué con él en tres ocasiones. Nunca me contestó, así que procedimos a continuar con la labor de pintar la pared”, indicó Bultrón Bengoa a Diálogo.

“Con comunicarme me refiero a que queríamos invitar a unas colaboraciones porque entendemos y respetamos el trabajo de los grafiteros y de los otros muralistas artistas de Río Piedras. Nuestra intención jamás y nunca fue faltarle el respeto a nadie”, afirmó.

Bultrón Bengoa aceptó que existen diferencias entre artistas urbanos y que tienen su derecho a diferir.

“Sé que la cultura del grafiti tiene unos códigos que ellos respetan mucho, pero nosotros no estábamos haciendo un grafiti; nosotros no buscábamos estar ocupando el espacio de nadie. Era simplemente facilitar una experiencia a la comunidad”, reiteró.

Asimismo, Bultrón Bengoa relató que se intentará rehabilitar el mural una vez establezcan un diálogo con el grafitero.

Publicado en Local

Atravesar el tramo de la Avenida Juan Ponce de León que conecta con el centro urbano de Río Piedras es una experiencia nostálgica. Rastros de mucha vida, pero también de olvido, aún son palpables a largo de toda la caminata. No obstante, se siente en el ambiente un sentido de esperanza, de resurgimiento, no solo cultural sino también económico y social.

La Avenida Juan Ponce de León trazó sus líneas desde el comienzo de la historia urbana de San Juan, a principios del siglo 19 y fue, por mucho tiempo, la carretera central que conectaba la capital con el resto de la Isla. En su paso hacia el sur, la avenida transcurre entre dos cuencas hidrográficas hasta llegar a Río Piedras.

“Desde El Roble (hoy Río Piedras) las carreteras se bifurcaban hacia todas las direcciones. Por esta razón se entiende también la importancia de Río Piedras como un pueblo donde confluían los transportes, antesala de la Capital”, explicó el planificador Aníbal Sepúlveda, catedrático retirado de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras.

La vida urbana entre la Capital y Río Piedras se hizo cotidiana y era posible ir y venir con comodidad y en poco tiempo. Desde mitad del siglo XIX existían entre el Viejo San Juan y Río Piedras carruajes públicos de transporte que transitaban por la Ponce de León y hasta un tranvía que surgió a partir de 1880. “Los terrenos a lo largo de la avenida y la línea del tranvía se fueron parcelando y en ellos se fueron construyendo viviendas y edificios de todos los usos”, indicó Sepúlveda, también miembro de la Academia Puertorriqueña de la Historia.

En gran medida, gracias al puente de comunicación que creó la Avenida Juan Ponce de León, Río Piedras se convirtió en uno de los centros económicos, culturales y académicos (tras la fundación de la UPR en 1903) más importantes del País. Sin embargo, pocos podían imaginar que la producción en masa de automóviles y su imposición urbanística en Puerto Rico provocaría a partir de la segunda mitad del siglo 20 enormes desplazamientos de peatones y residentes del área a otros centros urbanos.

Con el pasar de los años, la Avenida Ponce de León se fue transformando en barriadas, urbanizaciones y centros financieros y económicos. Pero en el último tramo, Río Piedras pareció haber quedado atrapado en una cápsula de tiempo, en un espacio vacío y sin rumbo que hoy ve la luz al final del camino.

“Río Piedras es una reserva de belleza a la que tenemos que atender y darle cariño, invertir y encontrarle usos acordes con los de este siglo. Hay gente que está haciendo ese milagro en contra de la corriente anacrónica que aún persiste en nuestra Isla”, expresó Sepúlveda.

Partiendo de ese pensamiento, Diálogo se dio a la tarea de juntar algunos de los responsables de ese milagro. Sin olvidarnos del trabajo que realiza día tras día el Centro de Acción Urbana, Comunitaria y Empresarial de Río Piedras (CAUCE), dirigido por la doctora Dolores Miranda, una comunidad de nuevos pobladores en ese tramo de la Avenida Juan Ponce de León, ha llegado con la energía e intención de continuar contagiando las ganas de resurgir a todo el casco riopedrense.

El calzón de Sofía

Lesbia Feliciano llegó a Río Piedras en 1999, donde estableció una librería y una lavandería en la calle Robles. En 2003 mudó sus negocios a la Avenida Juan Ponce de León, cruzando la luz que queda justo en la extrema izquierda de la UPR, en dirección hacia el casco urbano de Río Piedras.

Inicialmente, vendía dulces y refrescos, pero ambos negocios evolucionaron y se convirtieron en el Restaurante Sofía, uno de los primeros locales que recibe al público en ese espacio de la Ponce de León. “Fuimos evolucionando porque el público lo fue pidiendo”, señaló Feliciano. La veterana propietaria del área apuesta ahora por una nueva oferta.

“Hay un movimiento diferente que se está creando, para acá para la Ponce de León. Creo que la calle está haciendo una mezcla de un público un poco más adulto, un poco más culto, que sí quiere ir de jangueo pero que también quiere un espacio con buen ambiente donde hablar más tranquilo, personas con un poco más de consciencia”, puntualizó Feliciano.

Con esto en mente, la propietaria inaugurará próximamente El calzón de Sofía, un restaurante de comida italiana que permitirá al cliente crear sus propia pizza y pasta de acuerdo con los ingredientes que desee. Contará, además, con una propuesta de productos vegetarianos.

Productos Gostosos

En busca de un nuevo ingreso económico y desarrollo empresarial, Vidal Carrión Banuchi cocinó en su hogar las primeras empanadillas de carne de conejo, hace aproximadamente 3 años. El éxito de su receta fue de inmediato y el aumento de pedidos no se hizo esperar.

“Empezamos desde la casa preparando las empanadillas para otros negocios, se revendían y luego vimos la oportunidad de abrir nuestro negocio propio”, explicó Carrión Banuchi.

                         Vidal Carión Banuchi es el creador de las famosas empanadillas de conejo y Productos Gostosos. Foto: Ricardo Alcaraz 

El egresado del Departamento de Economía de la UPR fue escogido en un programa entre la Universidad y el Municipio de San Juan que brindaba ayuda a nuevos comerciantes para establecer su negocio. Esto no fue excusa para que el proceso de permisos se agilizara.

Carrión Banuchi tuvo que mantener todos los gastos del local durante seis meses antes de abrir las puertas de Productos Gostosos, que finalmente pudo recibir al público en diciembre de 2013. Tras el éxito de las empanadillas, su receta ha evolucionado hacia otros productos.

“Queremos crear una fusión, además de tener un restaurante y cafetería, también tenemos las paredes con arte de artistas locales”, indicó el joven economista y propietario.

Según Carrión Banuchi, hay muchos jóvenes trabajando por el reavivamiento cultural, social y económico de Río Piedras. Artistas y comerciantes jóvenes, con muchas ganas e ideas frescas están escogiendo a Río Piedras, especialmente ese tramo de la Ponce de León, como su taller y centro de trabajo. No obstante, los lazos entre la UPR y el casco urbano aún necesitan reforzarse.

“La universidad está un poco distanciada de la comunidad pero la comunidad está bien unida, están trabajando en muchas cosas, pero hace falta que los estudiantes pasen más acá, entren más a esta área”, expresó el joven propietario.

La Beckett

Una terraza al aire libre y un ambiente bohemio sirven de antesala al teatro que además de presentar obras, expone documentales, películas, espectáculos de comedia y grupos musicales. Esta sala de teatro, café y restaurante se convierte, además, en el lugar perfecto para encuentros junto a un grupo de amigos.

“De repente fue como un sueño hecho realidad que llegó a nosotros y teníamos que actuar”, relató Kisha Tikina Burgos, una de los cuatro propietarios de La Beckett, luego de explicar que el antiguo grupo de dueños quiso relevar con ellos el espacio para continuar realizando una labor cultural. Las puertas de la sala abrieron oficialmente en enero de 2014, junto con la oferta culinaria que se especializa en crepas.

 La Beckett busca convertirse, además, en un espacio de laborario para los artistas en distintas artes en Puerto Rico. Foto: Ricardo Alcaraz

Desde entonces, se han expuesto un gran número de obras y otros eventos, logrando ofrecer incluso funciones escolares a grupos de estudiantes de las escuelas públicas del País, utilizando el Tren Urbano. Para el grupo de propietarios, compuesto además por Yamara Rodríguez, Omar Camilo Ramos, Arí Manuel Cruz y José Cotté, uno de los retos más fuertes ha sido atraer el público a Río Piedras.

“Hay un reto que tenemos, al que se enfrentan todas las personas que deciden tener un negocio o un espacio en Río Piedras y es el estigma que tiene, que roban, que está la cosa difícil, que no se consigue parking, las huelgas en la UPR… la gente se hace una idea de que esto es tierra de nadie”, indicó Burgos.

Sin embargo, se trata de un reto que superan día a día, logrando atraer personas que nunca habían visitado Río Piedras o que habían estado allí, cuando eran pequeños, transitando por el Paseo de Diego, durante aquella época en la que era uno de los centros comerciales más importantes de Puerto Rico.

Club 77  

A pesar de ser una de las propuestas más recientes, Club 77 se ha impuesto con éxito en Río Piedras desde que abrió sus puertas a principios de abril de 2014, logrando capturar la atención, no solo de los miembros de la comunidad riopedrense y universitaria, también de algunos ojos más allá de la costa de la Isla.

“Queríamos apoyar la comunidad de músicos aquí, tener otro espacio para que las bandas puedan tocar y traer bandas también de los Estados Unidos”, dijo Jonhy Jackson, copropietaria del Club 77 junto a otros tres socios.

                Además de promover el artista nacional en su escenario, Club 77 busca traer artirtas internacionales a la Isla. Foto: Ricardo Alcaraz

El nuevo centro de entretenimiento ha servido de escenario para múltiples artistas locales e internacionales y ha ofrecido espectáculos de comedia, música acústica, hip hop, rock and roll, rock metálico y alternativo, entre otros, además de noches de DJ, espectáculos de transformistas y declamación de poemas. “tenemos personas aquí compartiendo y disfrutando todas las noches”, comentó Jackson.

Isis Oliver, encargada de la cocina, presenta en Club 77 su oferta culinaria que fusiona platos nacionales e internacionales. “Nuestra oferta es comida de barra pero saludable, consciente, hacemos todo hecho en casa”, señaló Oliver, quien puntualizó, además, la visita de residentes y familias riopedrenses al Club 77.

Mondo Bizarro

El reavivamiento del cómic y resurgimiento de Río Piedras se enlazan con Mondo Bizarro. Esta tienda de ilustraciones y restaurante comenzó a operar a mediados de noviembre de 2013, convirtiéndose de inmediato en uno de los principales centros de encuentro de los seguidores y artistas de cómics, así como del público en general.

“Llevábamos un año buscando espacio, de hecho, nos prestaron un espacio en el Viejo San Juan y no era lo que queríamos, el público no era el que queríamos”, señaló Luis Parés, propietario de Mondo Bizarro junto a su esposa Yasmine Ledée, quienes fundaron su propia editorial de cómics hace 3 años, imprimiendo sus obras en fotocopias.

Luis Parés y Yasmine Ledée poseen su propia editorial de cómics llamada Perncious Press. Foto: Ricardo Alcaraz

Su ingenio y perseverancia los llevó a tener su propia tienda, en la que ofrecen, además, una oferta culinaria confeccionada a partir de productos orgánicos. “Todo lo que ofrecemos son cosas con las que estamos bien familiarizados, yo vivo desde chiquito con los cómics, esa es mi pasión”, expresó Parés.

La pareja llegó a Río Piedras luego de que otro comerciante les avisara que el espacio en el que hoy se ubican, justo en la esquina entre la Ponce de León y la entrada al Paseo de Diego, estaba disponible. Desde entonces Río Piedras se ha convertido en su hogar. “Me encanta ver todos los personajes de Río Piedras, la gente es bien feliz, es agradecida”, señaló Ledée, recordando que Río Piedras es uno de los sitios que todavía puedes buscar cualquier cosa que necesites, caminando.

Publicado en Cultura hoy
Martes 20 de mayo de 2014 15:21

Vandalizan mural interactivo de Río Piedras

A poco menos de 48 horas de finalizado, el mural interactivo comunitario de Río Piedras fue vandalizado ayer, martes. El mural, realizado por Regina Bultrón Bengoa y Edgardo Larregui, tenía como propósito conmemorar los 300 años de la fundación de Río Piedras mediante un proyecto de arte urbano con componentes tecnológicos.

Algunos de los mensajes desplegados en grafiti leen "Que le paguen a los artistas" y "Respeta", así como tags de los grafiteros.

Diálogo logró obtener reacciones de Edgardo Larregui, uno de los artistas que colaboró con el mural interactivo.

Según Larregui, hubo unas reuniones comunitarias e institucionales entre la comunidad riopedrense para hacer uso de la fachada escogida. “La Junta Comunitaria de Río Piedras tomó la decisión de que esa iba a ser la pared, que no fuimos ni los artistas ni la productora del concepto, Regina Bultrón”, indicó.

Asimismo, el artista afirmó que los dueños de ese edificio dieron permiso para hacer el mural de Río Piedras por encima de los murales que había antes, uno de Charles Bronson y otros grafitis. “Cuando tú coges una pared ilegalmente y un muralista o un artista del grafiti hace un mural sobre esa pared y pide permiso sobre esa pared a la cual tiene dueño y es privada, no tienes por qué ofenderte porque no estamos en contra de tu arte”, expresó Larregui.

De manera similar, Larregui relató que el proceso de creación de la obra de arte urbano estuvo abierto para quienes se interesaran en colaborar. “Aquí hay un diálogo que se dio, una invitación abierta a formar parte de un mural que no representa el ego de nadie como lo que  él está haciendo, imponiendo su ego ante una historia tan importante como la de Río Piedras”, aseguró.

Aunque él y Bultrón Bengoa no quieren formar una disputa, Larregui dijo que hablaron con la Junta Comunitaria de Río Piedras para que “hiciera una invitación a ese grafitero porque yo ni le llamaría artista, solamente le llamaría bomber, para establecer un diálogo con él”.

Se defiende el grafitero Klas

Uno de los tags sobre el mural de Río Piedras pertenece al grafitero que firma como Klas, quien se expresó en la sección de comentarios de nuestra página de Facebook.

“Nosotros los verdaderos grafiteros no reconocemos al gobierno establecido ni nos conformamos con las normas sociales. Por lo tanto, si yo pinto un mural y luego obtienes permiso de la ciudad o el dueño para pintar otro mural sobre el mío, eso es altamente irrespetuoso”, enfatizó Klas.

Klas criticó a Larregui y a los colaboradores del mural de Río Piedras por borrar los que fueron hechos por Ske, a quien llama “el arquitecto de los grafitis y murales callejeros en Puerto Rico”, de Soten, un artista de Copenhague, Dinamarca que visitó la Isla, y el suyo.

“En todos los años que llevo pintando en Puerto Rico (pasé la mayor parte de mi vida en Estados Unidos), nunca le he faltado el respeto al arte de nadie, pero desafortunadamente lo que hizo Larregui estuvo mal y tomé medidas extremas”, indicó Klas.

“Me gusta el “arte urbano” y aprecio algunas de las obras, pero ustedes tienen que parar; los grafiteros corremos las calles. Que esta sea la última vez que alguien le falte el respeto a leyendas del grafiti”, concluyó Klas.

Publicado en Local

La calle Saldaña en Río Piedras alberga en sus paredes adyacentes a las oficinas del Sistema de Retiro de la Universidad de Puerto Rico un innovador proyecto de arte urbano. Regina Bultrón Bengoa, estudiante de maestría en The New School en Nueva York, realizó un proyecto que combina las nuevas tecnologías con la participación comunitaria.

Bultrón Bengoa junto al artista plástico Edgardo Larregui crearon un mural interactivo que coincide con la conmemoración de los 300 años de Río Piedras. La joven boricua radicada en Nueva York se planteó trabajar con el artista desde un principio pues, aparte de su conocida trayectoria, Larregui es un exponente vinculado al trabajo creativo en las comunidades.

Al descargar la aplicación Layar en teléfonos inteligentes y colocarlos sobre las partes indicadas en el mural, los transeúntes tendrán acceso a una variedad de información sobre Río Piedras, desde fotos antiguas desde el siglo XIX hasta vídeos con historias y anécdotas de residentes de la comunidad riopedrense. 

Los artistas buscaron que la comunidad colaborara aportando y accediendo a la información que contiene el mural y participando del proceso creativo del mismo.

“Este no es el mural de Regina, ni el mural de Larregui. Este mural le pertenece a la comunidad de Río Piedras. Es por eso que aquellos que han mostrado interés en participar se han ocupado en aportar sus interpretaciones de la experiencia riopedrense mediante dibujos que están siendo añadidos al mural”, sostuvo Bultrón Bengoa. 

La artista comentó sobre su experiencia en trabajos comunitarios en Nueva York, donde actualmente reside y estudia, versus la experiencia que ha tenido con este proyecto en Puerto Rico. Bultrón Bengoa explica que aunque ambas experiencias son gratificantes, su intervención en Puerto Rico guarda una esencia especial.

​“Lo más que me interesa destacar de esta experiencia ​es el espíritu de colaboración que se ha dado aquí, el apoyo de la comunidad ha sido inmenso. Cuando uno vive afuera, lo que le llega son noticias de todo lo malo que está pasando en la Isla. La situación es difícil pero hay personas dispuestas a trabajar y con propuestas innovadoras para avanzar el cambio social en Puerto Rico”, planteó Bultrón Bengoa.

La propuesta que presenta Bultrón Bengoa es una forma creativa y divertida que promueve el empoderamiento y la autogestión comunitaria. No se trata de artistas ajenos a la comunidad que llegan “de paracaídas” a dictarle a los residentes cómo se va hacer el trabajo, sino que es un esfuerzo colaborativo, en el que los artistas proveen las herramientas para fomentar la participación desde el proceso creativo mismo hasta el desarrollo del material de historia oral.


Dianne Brás Feliciano es gestora cultural y escritora de arte independiente. Forma parte del grupo de colaboradores permanentes de Diálogo Digital.

Publicado en Cultura hoy
Miércoles 28 de mayo de 2014 05:00

Cinco lugares para visitar este verano

Ya se acercan las vacaciones, con ellas tiempo para disfrutar y compartir con nuestros compañeros, amigos o familia. Diálogo te ofrece algunos lugares que cuentan con diferentes actividades que harán de tu verano uno más divertido.

1. Hang Gliding en Arecibo

Volar es un acto que todos en algún momento hemos querido hacer. La compañía Aventuras Borincanas ubicada en el aeropuerto de Arecibo te ofrece la oportunidad de hacer el hang gliding o ala delta. El hang gliding es un planeador o aeronave sin motor que puede ser transportado, despegado y aterrizado con la única ayuda de las piernas del piloto. Este puede iniciarse a pie, desde una montaña o colina, o con la ayuda de algún equipo mecánico para el remolque desde el suelo (arrastre por otra aeronave). Se vuela por el área del Caño Tiburones, el Lago Dos Bocas y por la Cueva Ventana, en Arecibo, a una altura de 2,500 pies. Para más detalles puedes comunicarte al (787) 318-3473 o al (939) 248-0457.

2. Cueva Yuyú en Ciales

Si te consideras una persona aventurera la Cueva Yuyú, una de las más hermosas de Puerto Rico, es el lugar indicado para ti. Un atractivo de esta cueva es que tiene rasgos en forma de animales en sus estalagmitas. Para visitar la cueva es importante contar con el apoyo de guías especializados. Todo grupo debe llegar con su equipo de seguridad y hacer cita previa. Para más información puedes llamar al (787) 621-5696.

3. Isla Caja de Muertos en Ponce

En este verano la playa es un lugar que no puede faltar. La Reserva Natural Caja de Muertos es una pequeña isla al sur del pueblo de Ponce, rodeada de hermosas playas. Hay un área reservada para el anidaje de tortugas marinas y su territorio en su mayoría es un bosque seco. Puedes llegar al lugar en un ferry que sale del Paseo Tablado La Guancha los viernes, sábados, domingos y días feriados. Para más información puedes comunicarte al (787)-842-8546.

4. Hacienda Carabalí en Luquillo

Para los que les gusta montar a caballo la Hacienda Carabalí es la opción perfecta. Este lugar alquila caballos para pasear por la playa de Luquillo y por las tierras que rodean esta hermosa instalación. Además, se ofrecen tours y excursiones en four-track y go-karts. El sitio también cuenta con un restaurante y espacios rentables para todo tipo de eventos. Para más información puedes llamar al (787)-889-5820.

5. Jardín Botánico de la UPR en Río Pedras

Si deseas pasar un día tranquilo disfrutando de la naturaleza el Jardín Botánico de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras es una buena opción. En este espacio, que cuenta con 300 cuerdas de terreno, se pueden realizar picnics o simplemente dar un paseo y disfrutar de este hermoso recurso natural. Entre las actividades que se estarán realizando durante el verano está el taller de orquídeas el próximo domingo 1 de junio a las 2:30 p.m. en el merendero y el taller de propagación de plantas por semilla el sábado 21 de junio a las 10:00 am en el Palmetum. Para más información puedes comunicarte al (787) 250-0000 exts 6578 o 4463.

Publicado en Entre Estudiantes
Viernes 23 de mayo de 2014 07:00

Río Piedras: ¿300 años de...ciudad?

La fecha de la fundación oficial del municipio de Río Piedras es controvertible. Comencemos por ahí, pues ese asunto va de mano con el del surgimiento del centro urbano. No existe prueba oficial de que la fundación de Río Piedras (o de El Roble) haya sido en 1714. La única referencia al 1714 es una nota al calce en el Boletín Histórico de Puerto Rico (1921) sin cita documental. Como señala Marcial Ocasio en Río Piedras: notas para su historia, la mejor evidencia sobre la fundación de Río Piedras en fecha aproximada a 1714 son unas expresiones airadas del alcalde Diego Becerra en 1823 ante el consejo municipal.

En su alocución, Becerra apuntó a una fecha cercana a 1714...pero lo hace precisamente para denunciar la ausencia de una ciudad en Río Piedras. Más de 110 años tras fundarse, indicó Becerra, Río Piedras sólo tenía una iglesia en ruinas, “sin casa de cura, sin casa de rey, sin casa de Cabildo, sin casa Cárcel y en suma sin casa de vecino alguno”. Veintiún pueblos habían sido fundados después de Río Piedras y ya estaban poblados, continuó Becerra. Pero Río Piedras no. Un censo del propio 1824 —quizá conocido por el alcalde— consignaba que los 53 pueblos ya existentes, Río Piedras estaba en último lugar en cuanto a población urbana (30 personas) y en penúltimo en cuanto a casas y bohíos urbanos (10) (Aníbal Sepúlveda, Puerto Rico urbano, I, 46-51) .

Más que irritar a los defensores y enamorados del centro urbano de Río Piedras, entre los que me cuento, la inexistencia de un Río Piedras urbano hasta entrado el siglo XIX debe reorientar nuestra mirada. Primero, hacia el desconocido Río Piedras rural de los siglos previos al XX. Y segundo, hacia el extraordinario crecimiento de la ciudad y municipio de Río Piedras en el siglo XX...en estrecha relación con una región y una Universidad. En este artículo destacaré el primero de esos aspectos.

Entrada por la Avenida Ponce de León al casco urbano de Río Piedras, a la izquierda vista en 1989 y a la derecha como luce actualmente. / Foto actual por Ricardo Alcaraz

El Roble y la iglesia   

El Río Piedras “urbano”, si así puede llamársele, tuvo su origen en dos ermitas y luego dos iglesias que se edificaron sucesivamente en diferentes puntos de lo que hoy conocemos como el centro urbano. Estas edificaciones puntualizan los períodos históricos del casco de Río Piedras desde el siglo XVII hasta el XX.  La primera ermita, con cementerio, originó a principios del siglo XVII. Ubicaba junto a la Quebrada de los Muertos cerca de la intersección de las hoy calles Humacao y Amalia Marín (antes Callejón de los Muertos). Quebrada y callejón eran próximos al camposanto, que se utilizó hasta 1910 como cementerio municipal de Río Piedras. El trayecto subterráneo de la quebrada continúa bajo la avenida Muñoz Rivera hacia el noroeste hasta desembocar en el río Piedras junto al Expreso Las Américas. Río Piedras tiene, después de todo, sus permanencias.

La segunda capilla se levantó a fines del XVII o principios del XVIII, un poco más al sur, cerca de la intersección de las hoy calles González y Romaní. En 1720, una tercera se construyó para sustituirla en cuerda y media de terrenos donados, con casa para el cura y cárcel. Ese microespacio de tres estructuras en loque es hoy la Plaza de Recreo ("en una buena llanura", como puntualizó Fray Iñigo Abbad en 1774) era el que se denominaba El Roble. Allí quizá se erguiría el célebre árbol. Esa tercera iglesia es la que estaba en ruinas un siglo después y que fue reconstruida, hasta demolerse en 1931 para dar paso a la iglesia actual. El resto del terreno del sector pertenecía a terratenientes.

Iglesia del Pilar Católica en la Plaza de Recreo, construida en 1933 casi a la par con la Torre de la Universidad. / Foto por Ricardo Alcaraz

En 1824, y como resultado de las protestas de Becerra y el consejo municipal de Río Piedras, el Gobernador de la Torre autorizó adquirir diez cuerdas de la hacienda de  Francisco Arús adyacente a El Roble. En un segmento de esa hacienda y justamente detrás de la iglesia existente se estableció la Casa de Convalecencia, hospital militar, residencia de verano y reserva de caza de los gobernadores españoles hasta fines del XIX. Las diez cuerdas adquiridas se extendían desde la hoy calle Georgetti hasta casi la calle Roble. Así, tan tarde como la tercera década del siglo XIX, Río Piedras obtiene el espacio para establecer el centro urbano que hoy día conocemos. La construcción de estructuras públicas y privadas en ese predio tardaría varias décadas más, y no es hasta los 1860 que podría hablarse de un centro urbano configurado.

Río Piedras rural y anfibio

La ausencia de un centro o casco urbano en Río Piedras todavía a mediados del XIX es un dato clave de la historia social del municipio. Hasta entrado el siglo XIX, las tierras del área —incluyendo todo los que son hoy día las calles De Diego, Arzuaga y Georgetti y la Plazas de Recreo y Convalecencia estaban en manos privadas de Arús y otros terratenientes de la capital. Estos hacendados criaban ganado para venta en San Juan y preferían retener sus tierras antes que donarlas o venderlas razonablemente al estado para la formación de un centro urbano. San Juan ya contaba con unos diez mil habitantes y era el principal mercado de carnes en la isla. La proximidad de San Juan fue desde un principio una realidad agridulce para Río Piedras.

El Callejón Borinquen, junto al Teatro Paradise, uUno de una veintena los de callejones originales de Río Piedras. Foto por Ricardo Alcaraz.

Pero la oposición de los terratenientes no era, probablemente, la única razón. La relación de periferia o hinterland entre Río Piedras y San Juan en cierto modo imponía un carácter rural a la zona. ¿Y no habría también una voluntad de dispersión de parte de los campesinos mayormente pardos y negros de Río Piedras, por sus propios motivos, en el rejuego de “orden y desorden” que señaló Fernando Picó para la periferia histórica de San Juan?  

En lo que respecta al siglo XVIII y parte del XIX, se tiende a buscar la historia de Río Piedras allí donde no estaba: el centro urbano

Salgamos del recinto urbano al Río Piedras rural añejo. Sus habitantes estaban "repartidos por las hermosas vegas de que se compone este territorio regado por el río Piedras, al que se incorporan diferentes arroyuelos de excelentes aguas", según comenta Abbad en la versión olvidada de su recorrido insular, el Diario del Viaje a América. Tan dispersa estaba la población, a pesar de su cercanía a la capital —o debido a ello—que no formaba en aquel momento compañía de milicias y teniente a guerra, a diferencia de Bayamón, Toa Baja y el propio Cangrejos.

El río Piedras vertebraba una red acuática de 27 quebradas (Guaracanal, Doña Ana, Ausubo y Margarita, entre otras) que casi define la forma del municipio. Se conocía como "Río de las Piedras" desde principios del siglo XVI, y existió "Hato del Río de las Piedras" en esa época (Francisco Moscoso, El ejido del Concejo y el Hato del Río de las Piedras: pugna social de 1567, 28-31). Ya a mediados del siglo siguiente el nombre se acortó a "Río Piedras".

En Martín Peña y el Hato del Rey el terreno se sumergía varios meses del año y se convertía en espesos manglares al borde de la Bahía de San Juan. El paisaje anfibio incluía las lagunas de Martín Peña (hoy San José) y Cangrejos (Torrecilla). Al este se abría una magnífica Sabana Llana y el llano costero del norte hacia Trujillo y Loíza. Reses y cerdos cimarrones, pesca en abundancia (lisas, pargos, curvinatas, sabalos) y caza (patos, gallaretas) aseguraban la subsistencia en una comarca rica además en lo que la capital carecía allá en la isleta: agua dulce. En su búsqueda llegaban piraguas de tripulantes de los barcos que atracaban en la bahía, río arriba hasta donde la marea salina no alcanzaba. Tierra adentro los montes de Cupey y Caimito, poblados de reses cimarronas y cerdos salvajes, invitaban al poblamiento sin ley ni rey.

Las tierras de Río Piedras no eran de las mejores de la isla; sus extensos humedales y ciénagas, mejores para caza, pesca, y ganado, algo tendría que ver con ello. Sin embargo la cercanía al puerto contribuyó a que Río Piedras fuese un productor agropecuario de primer orden desde la segunda mitad del XVIII.

Cogen en abundancia de todos los frutos de la isla, especialmente café, azúcar y melado del que hay algunos trapiches medianos de los vecinos de Puerto Rico. [...] En toda esta ribera se encuentra mucha abundancia de piñas, melones, sandías, pajuiles, limas, naranjas, limones, cocos y otras muchas frutas. (Abbad, 126-7)

Predominaban en la comarca los campesinos pardos y negros libres, que junto a la población esclava conformaban dos terceras partes de una población cercana a los 1,600. De ese Río Piedras rural, y de sus transformaciones aceleradas en el siglo XIX, hay aun mucho que decir.

Se buscan historiadores

Todavía a principios del siglo XX, el Río Piedras rural rodeaba y puntualizaba el Río Piedras urbano. Lo que luego sería el Recinto de Río Piedras era una finca frutal. El hoy terminal de Capetillo de la AMA era una hacienda de piñas. Santa Rita fue un pastizal para ganado hasta los 1930. Venezuela y Buen Consejo eran en parte aun colonias cañeras y ganaderas. Sabana Llana era agrícola, con extensas finca de frutas, sobre todo toronjas y piñas.

Una de las pocas casas de madera que aun se mantienen en Capetillo, propiedad del líder comunitario Juan Güibas. / Foto por Ricardo Alcaraz

Municipio y ciudad, aunque inseparables en su historia, no son lo mismo. Demasiado a menudo se habla de la ciudad de Río Piedras como si equivaliera al municipio. La primera mitad de la historia de Río Piedras fue eminentemente rural, y la huella de esa historia permanece en el Río Piedras urbano. Ese Río Piedras rural y vivo de los siglos XVIII-XIX, vinculado a San Juan pero con vida propia, aun aguarda los historiadores que sigan los pasos de Picó. Las posibilidades de que la ciudad de Río Piedras cobre nueva vida dependen en que establezca una nueva relación con su antiguo espacio municipal. El tricentenario de Río Piedras, con todas sus interrogantes, es por eso mismo un buen momento para replantearse esa relación.    


El autor es Catedrático en el Departamento de Historia de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

La antigua alcaldía de Río Piedras, construida en el 1860 y quizá la única en la Isla que no ubica en la plaza del pueblo.

En este cruce, subiendo por el hoy Paseo De Diego (antes Calle del Sol), comenzaba la antigua carretara hacia Fajardo.

El antiguo "Universal Stadium" en la Calle William Jones a dos pasos de la De Diego. Fue el primer establecimiento en abrir sus puertas al boxeo profesional en Puerto Rico (1927). Luego se llamó Teatro Universal.

Publicado en Local
Inicio
Anterior
1
Página 1 de 9

Te Recomendamos