25 abr, 2014

Archivo
Edición Impresa

Las mutaciones del leer y escribir: un adelanto de “Te cuento”
Las mutaciones del leer y escribir: un adelanto de “Te cuento”
En una entrevista realizada para el programa radial Te cuento de Radio Universidad de Puerto Rico, conversamos con Luis Negrón, autor de la novela Mundo Cruel, sobre la experiencia de…
Poca presencia estudiantil en el paro de la UPR-RP
Poca presencia estudiantil en el paro de la UPR-RP
El paro realizado hoy en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPR-RP) ha transcurrido con mínima presencia estudiantil y sin incidentes mayores hasta el momento. Dicho paro…
Contaminación lumínica: luz que genera oscuridad
Contaminación lumínica: luz que genera oscuridad
En la clásica batalla entre el bien y el mal, la luz se impone sobre la oscuridad  como símbolo de progreso, seguridad, esperanza. Pero este mismo brillo deslumbrante le ha…
Agricultura y Ambiente: el debate por la madre tierra
Agricultura y Ambiente: el debate por la madre tierra
“El enfrentamiento de la próxima década no es entre desarrollistas y ambiente, sino entre agricultura y ambiente”, pronosticó el biólogo Miguel Canals en una entrevista reciente con Diálogo. El debate,…
Ordenan descanso a Pepe Mujica por dolor en la cadera
Ordenan descanso a Pepe Mujica por dolor en la cadera
El presidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, fue hospitalizado hoy debido a un dolor de cadera que lo obligó a alterar su agenda para tomarse unos días de reposo. Raquel…
Internacionales: un “selfie” por la Tierra
Internacionales: un “selfie” por la Tierra
Un “selfie” por la Tierra El Día de la Tierra es celebrado cada 22 de abril desde el año 1970. En el 1972, dio inicio la primera conferencia internacional sobre…
Taller Teatro Lírico "vale la pena"
Taller Teatro Lírico
El Taller Teatro Lírico presentó el pasado jueves, 10 de abril y el viernes 11, dos funciones en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río…
5 aplicaciones para evitar comprar productos tóxicos
5 aplicaciones para evitar comprar productos tóxicos
Para muchos, es abrumadora la cantidad de opciones, tanto en marcas como en productos, que se pueden adquirir para la limpieza del hogar y el aseo personal. Hay quienes son…
Paro, ¿para qué? (Opinión)
Paro, ¿para qué? (Opinión)
“Creo que habrá cuórum”, fue lo primero que pensé cuando entré al Teatro de la IUPI el pasado 8 de abril y vi que poco a poco los estudiantes llenaban…
Otro paro estudiantil: ¿por qué y para qué? (Opinión)
Otro paro estudiantil: ¿por qué y para qué? (Opinión)
Durante la Asamblea General de Estudiantes del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), efectuada el pasado martes, 8 de abril, cerca de 1,460 estudiantes votaron…
"Anthills of America" parte 2: B.C. & Clavel
Anthills of America es una serie de cómic escrita e ilustrada por Cándido culto, colaborador permanente de Diálogo Digital. Puede encontrar otros trabajos del artista a través de su página de Facebook y en la…
Último adiós para Cheo Feliciano
Último adiós para Cheo Feliciano
Cuando mi padre se retiró del Ejército de los Estados Unidos en el 1967, mi familia regresó a Puerto Rico para quedarnos aquí finalmente. Antes de eso, como toda familia…
“El Antillano”, filme reivindicador y abarcador sobre Betances
“El Antillano”, filme reivindicador y abarcador sobre Betances
Dos años y medio es una cantidad de tiempo significativa para casi cualquier proyecto humano, pero lo es más para una película, pues, aunque trabajoso, es necesario mantener viva la…
The Grand Budapest Hotel: el subtexto del cine de Wes Anderson
The Grand Budapest Hotel: el subtexto del cine de Wes Anderson
Las películas recientes de la filmografía de Wes Anderson comparten varias características que forman parte de su huella inimitable como director, cosa que cualquier fanático suyo puede identificar. Los libretos…
La poesía, mi reloj interno
La poesía, mi reloj interno
La escritora mexicana Elena Poniatowska recibió ayer el Premio Miguel de Cervantes de las Letras Españolas en la Universidad Complutense de Alcalá de Henares (Madrid, España), un galardón que otorga anualmente…
Ácido
Ácido
Guillermo Rebollo Gil es ensayista, poeta, sociólogo, abogado y profesor universitario. También es parte del grupo de colaboradores permanentes de Diálogo Digital. A continuación, su más reciente colaboración. Comparto un sampling de…
Nuestro gallito, Sixto Escobar
Nuestro gallito, Sixto Escobar
“Vengo a ver si es que sigues llorosa y triste. Vengo a ver si el destino te abandonó. Vengo desde muy lejos para decirte que si alguien por ti sufre,…
La UPR da candela en las Justas de baile y porrismo
La UPR da candela en las Justas de baile y porrismo
No forma parte de los deportes oficiales de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI), no acumula puntos para el campeonato global del torneo interuniversitario, pero las competencias de baile que se…

“Henry Klumb nos diseñó la casa. Esta parte era abierta, pero cuando los nenes eran chiquitos le pusimos una verja”.

Así comenzaron a narrar su historia el matrimonio compuesto por don Agustín Pérez y doña Rosalía Delgado. Don Agustín fue jardinero de la Casa Klumb desde la década del setenta hasta diciembre del 2012, cuando se jubiló. Doña Rosalía, por su parte, creció en la propiedad, ya que su progenitora era la empleada doméstica de la familia del reconocido arquitecto alemán Henry Klumb.

Sus vidas, de manera individual y como pareja, estuvieron entrelazadas a la de los Klumb por décadas. Según los esposos, su relación con la familia siempre fue una cercana. “Ellos me bautizaron a mi nena mayor”, recuerda doña Rosalía. “Como hijos nos querían”, aseguró don Agustín.

Casa Klumb es el nombre que se le da a la residencia y los jardines que fueron propiedad de Klumb y su familia, localizados en Sabana Llana, Río Piedras. El arquitecto, famoso por su visión arquitectónica visión que tomaba en consideración al ser humano y sus actividades cotidianas y encargado de una diversidad de proyectos en la Isla, residió en la propiedad desde que la adquirió en 1947 hasta que falleció en un accidente automovilístico en noviembre de 1984.

Tras su muerte, la Universidad de Puerto Rico (UPR) compró la propiedad. Sin embargo, debido los embates del tiempo, el clima y en algunos momentos, la mano criminal, la propiedad se ha visto severamente afectada. Actualmente, se están llevando a cabo esfuerzos desde la Escuela de Arquitectura de la UPR para su rehabilitación.

Doña Rosalía recuerda que su mamá y ella llegaron a la casa de los Klumb cuando tenía seis años. Los recuerdos de su niñez creciendo en la propiedad son gratos. “Estábamos en todas las actividades… Mi mamá trabajaba allí y yo la ayudaba en algunas cositas”, recuerda doña Rosalía. “Yo no sabía que eran personas tan importantes...Yo lo veía tan normal, como cualquier otra persona”, comentó entre risas.

Un día de trabajo común en la vida de don Agustín mientras era empleado de los Klumb comenzaba con la limpieza de las oficinas del arquitecto. Posteriormente, Klumb le daba instrucciones para que trabajara los jardines. Sin embargo, la relación era mucho más que la típica relación entre patrono y empleado.

“Si estaba lloviendo, me mandaba a entrar para que no me enfermara”, recuerda don Agustín. En ocasiones, el arquitecto trabajaba los jardines mano a mano con él. También, junto a su esposa doña Rosalía y su familia, eran invitados a pasar las festividades navideñas en la casa de los Klumb.

Ambos esposos recalcaron la humildad del arquitecto alemán y el amor que la familia Klumb le tenía a Puerto Rico, a pesar de ser extranjeros. Doña Rosalía afirmó que hicieron de la Isla su hogar. También subrayaron que los Klumb siempre estuvieron al pendiente de la comunidad que rodeaba su propiedad y buscaban involucrarse con sus vecinos.

La pareja contó cómo en la Casa Klumb siempre había un flujo constante de visitas. Personas importantes venían de distintas partes del mundo a visitar la familia, pero para don Agustín y doña Rosalía, esto nunca afectó la modestia del arquitecto.

Cuando Klumb y su esposa Else fallecieron en un accidente automovilístico, fue un momento duro para los esposos. Don Agustín recuerda los actos fúnebres que se realizaron; la cantidad de personas que acudieron a despedir a los esposos Klumb aún le sorprende. Ambos consideran a los Klumb como grandes seres humanos.

Al hablar sobre el estado actual de la Casa, tanto don Agustín como doña Rosalía demostraron su tristeza. A pesar de que estuvo a cargo del mantenimiento de la propiedad tras la adquisición de la misma por la UPR, para don Agustín fue un periodo de trabajo difícil. La ausencia de maquinaria y de apoyo institucional son algunas de las razones que señaló como causantes del estado de deterioro de Casa Klumb. “La dejaron perder”, afirmó.

Esto es quizás lo más que le duele a los esposos, pues más allá de la importancia que pueda tener Casa Klumb como legado arquitectónico e histórico, don Agustín afirmó que no se le dio valor "a la persona que estuvo ahí".

Publicado en UPR
Lunes 14 de abril de 2014 05:00

Cinco estrategias para una Universidad urbana

A continuación, republicamos la ponencia del doctor Juan A. Giusti Cordero en el foro "Universidad y casco urbano": estrategias para diseñar una comunidad", organizado por Diálogo y efectuado el pasado 19 de marzo.


En tiempos en que se abre paso una nueva época administrativa en la Universidad de Puerto Rico (UPR), es buen momento para pasar revista de un tema importante: la relación hace décadas difícil entre la Universidad y casco urbano. Bajo este renglón se pueden poner sobre el tapete los casos de varios recintos, incluyendo el Recinto de Ciencias Médicas (RCM), Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) y la UPR en Cayey —cinco, si incluimos la Administración Central. Por limitaciones de tiempo y por ser el caso que conozco, me voy a limitar a la UPR Recinto de Río Piedras (UPR-RP). Varios de los puntos que cubriré, sin embargo, son de aplicación a otros recintos— y convendría escucharlos todos juntos en algun momento— e incluso a otras universidades.

En el tema de Río Piedras trabajé primero como ayudante especial de Gladys Escalona, ex rectora de la UPR-RP de 2002 a 2004, cuando ayudé a promover las interacciones con el centro urbano y a establecer la oficina del Centro de Acción Urbana, Comunitaria y Empresarial (CAUCE). En 2004, me mudé a CAUCE para asumir su dirección y allí estuve hasta 2011. Podemos hablar en la sesión de preguntas sobre el trabajo que desarrolló CAUCE y sobre algunas medidas a corto, mediano y cortísimo plazo que a base de esa experiencia la Universidad podría tomar. En mi ponencia esta noche quisiera ante todo compartir cinco lecciones nos enseñaron esos años en Río Piedras.

Primero, que la UPR-RP es el micro de la Universidad y el centro urbano de Río Piedras es el micro del país. Río Piedras vive todas las tendencias de deterioro urbano, vida social fragmentada, éxodo de residentes y comerciantes, una poblacion de personas sin hogar, falta de seguridad personal y poblaciones inmigrantes discriminadas; todo a paso de nosotros. A la misma vez, nos damos cuenta que en la medida en que la Universidad dé pasos por acometer algunas de estas dimensiones, investigándolas de modo efectivo, proponiendo soluciones posibles e implantándolas como proyectos piloto —como los ha dado CAUCE— está cumpliendo con su labor ante el país como institución sustentada con fondos públicos. En la medida en que el Recinto y la UPR no lo hagan y le den la espalda a Río Piedras, le damos la espalda al país.

Segundo, que más que ningún otro recinto, el de Río Piedras se juega la vida con el tema urbano y con el destino del lugar. Administración Central no está muy lejos de eso, tampoco, pues colinda con el centro urbano y ha tenido más de un roce con la comunidad adyacente del barrio Venezuela. Por más esfuerzos internos que hagamos por mejorar la calidad de la investigación o la métrica de los avalúos, una universidad de este tamaño sin un entorno que la nutra, que sirva de espacio de diálogo entre universitarios y que interactúe sanamente con una comunidad de residentes y comerciantes, un entorno donde los universitarios vivan, aprendan y se recreen, es una universidad muerta que no va a atraer y retener los mejores estudiantes o profesores y que mal puede plantearse la internacionalización. Peor aún si la propia universidad es percibida como insegura, con asaltos a estudiantes —presencié uno hace dos semanas— y robos de vehículos y equipo en sus estacionamientos. Ya en el Recinto hemos visto muy afectada la sesión nocturna, mientras que otras universidades están llenas de vida a esas horas, en lo que podría ser una fuente de ingresos para la universidad y un uso más racional de su planta física, energía eléctrica y aires acondicionados.

Tercero, queel trabajo universitario en Río Piedras requiere no solo que estemos allá afuera. Hacen falta una serie de ajustes administrativos y académicos que hagan viable ese trabajo, que lo fortalezcan y que sobre todo que no lo entorpezcan. El más importante es que el issue del centro urbano de Río Piedras debe ser no solo de primera fila para la Rectora o Rector del Recinto de Río Piedras, sino también estar a nivel de la Presidencia y de la Junta de Gobierno. Casi cualquier gestión significativa que lleve a cabo la UPR-RP va a entrar en terreno de alguna agencia municipal, estatal o federal, o todas a la vez, y de actores que llevan mucho tiempo ahí y que tiene sus propias agendas. Cuando nos reuníamos con altos funcionarios de estas agencias, aun en compañía de la entonces rectora Gladys Escalona, la pregunta que nos hacían era: pero, ¿qué piensa el Presidente? Aunque nosotros no lo veamos así, dentro de la mentalidad piramidal de los funcionarios gubernamentales, el jefe de nuestra agencia es el Presidente y los Rectores son especie de secretarios auxiliares o subsecretarios.

Si la Universidad tiene tres misiones —docencia, investigación y servicio— y hay una Vicepresidencia de Asuntos Académicos, con su personal de apoyo, y un Vicepresidencia de Investigación, también con su personal…. ¿por qué no existe una vice presidencia para la misión de servicio —como existe en otras universidades— e incluyendo, claro está, la interacción comunitaria? Esa vice presidencia podría comenzar por examinar la relación entre los recintos universitarios y sus centros urbanos. Aunque buen número de los recintos del sistema UPR son suburbanos (como por ejemplo, Carolina, Bayamón, Ponce), los cuatro antes mencionados son decididamente urbanos; aunque ninguno tiene el centro urbano de una ciudad al cruzar la calle como es nuestro Recinto, centro urbano que además fue la cabecera municipal del que fuera el segundo municipio en importancia en el país allá para 1951, cuando fue anexado por San Juan.

En las gestiones universitarias en Río Piedras, la comunicación entre Rectoría y el Municipio de San Juan debe ser cotidiana y eficiente, y Presidencia debe tener puertas abiertas para el tema de Río Piedras, sobre todo para gestiones en las agencias ejecutivas y en la Legislatura. La vice presidencia que proponemos debe igualmente desarrollar una visión de conjunto y vínculos de apoyo con relación a los proyectos comunitarios que se han desarrollado en caso de todos los recintos del Sistema UPR —a veces contra viento y marea—  y cuyos representantes se reunieron en varias ocasiones en CAUCE.

Necesitamos que Presidencia y la Junta de Gobierno hablen con voz clara y consecuente sobre sus metas en Río Piedras y sobre cómo lograrlas. Claro está, el rol que Presidencia debe jugar en Río Piedras no es para que controle, ordene y dilate sino para que escuche, colabore con y represente a la comunidad universitaria y la comunidad de Río Piedras. Ante todo, debe ser para que cuando un proyecto universitario, en cumplimiento de metas universitarias y de mano con la comunidad, sea objeto de cuestionamientos infundados por funcionarios políticos a nivel municipal o estatal, ahí esté la Universidad, con “U” mayúscula, para definir y defender la misión universitaria.

La misma agilidad que en el ámbito académico pretendemos dar a los enfoques interdisciplinarios, como ejercicio horizontal, hace falta como ejercicio vertical en el ámbito administrativo. El tema de Río Piedras tiene una multiplicidad de stakeholders o causahabientes, como se ha puesto de moda decir, y sus múltiples niveles deben navegarse  como quizá ningún otro tema en la gestión universitaria.

Dentro de los ajustes administrativos y académicos que hacen falta, otro muy importante es repensar las prácticas estudiantiles, buen número de las que se han hecho en Río Piedras en años recientes. Aquí hace dejar atrás las nociones de engagement (“compromiso”) y pensar más en una misión ancla, como proponen Rita Axelroth y Steve Dubb en su libro The Road Half-Traveled: University engagement at a crossroads (2012). Basta de proyectos estudiantiles efímeros que benefician a los estudiantes para obtener su grado pero que dejan a las comunidades en las mismas. La Universidad tiene que tener un rol sostenido y consecuente en Río Piedras. No se puede ir a trabajar en Río Piedras con una meta académica en mente ante todo o porque hay unos fondos de propuesta. Nuestros objetivos tienen que ir muy hilvanados con lo que reclama y exige la comunidad; los proyectos deben hacerse, desde su conceptualización misma, en consulta con la comunidad. Además hay que coordinar las prácticas, y no solo en CAUCE mismo, como tratábamos siempre de hacer, sino en las propias facultades y como parte integral de su funcionamiento. Mas aun, hace falta una instancia administrativa —de nuevo, para facilitar, no para entorpecer— que evalúe el desempeño de las prácticas del Recinto, que promueva su interacción y colaboración, que facilite su trabajo en Río Piedras y que procure crear nuevas prácticas en facultades o programas que no las tienen.

Hay que tener presente que no todos los pueblos y ciudades universitarias han tenido relaciones harmoniosas con sus entornos. Desistamos ya del lamento tantas veces escuchado de "por qué Río Piedras no es como algunas de las ciudades universitarias, como Cambridge, Berkeley o Salamanca. En los Estados Unidos, la famosa relación town-gown muchas veces ha sido un town-frown. Las universidades de Trinity y Syracuse ubican en una loma que pretendía aislarse de un entorno urbano en deterioro, como Columbia en Morningside Heights en relación a Harlem. El tiempo les enseñó que eso no era posible. La ciudad de New Haven, donde ubica Yale, no es ningún paraíso y sus profesores se han mudado a los suburbios. Harvard tuvo conflictos serios con sus comunidades vecinas al ampliar su campus e históricamente tuvo una guerra chiquita con la alcaldía de Cambridge. Y hay muchos otros ejemplos. Por la configuración espacial de las universidades y por las formas destructivas del crecimiento urbano en el último medio siglo, existen múltiples zonas de conflicto entre universidades y centros urbanos que se tienen que atender con deliberación, y que no se resuelven lindamente por tratarse de una universidad, por bello que sea su campus.Tener una universidad de vecina no es necesariamente una bendición. Entre los ángulos que tienden al conflicto:

·      alta población estudiantil

·      población flotante

·      población estacional, impacto del calendario académico

·      problemas de ruido, fiestas

·      proliferación de negocios de bebidas alcohólicas

·      vivienda estudiantil – muchos alquileres, subdivisiones casas

·      transformación de barrios residenciales estables a barrios estudiantiles

·      diferencias sociales, raciales y étnicas entre los universitarios y comunidades de entorno

·      problemas de estacionamiento

·      edificios institucionales que ocupan extensiones grandes, a veces creando bloques desolados de noche

·      no pago por las universidades de contribuciones sobre la propiedad

·      orientación extralocal e incluso mundial de la universidad, a veces ni miran a los vecinos

Hay que trabajar con objetivos concretos, a diferentes plazos pero buscando siempre que estén hilvanados: no hay tiempo para un largo plazo, lo pongo en mediano, corto y cortísimo. Empiezo por el cortísimo plazo: las alertas de seguridad en la página del Recinto deben cubrir más allá del Recinto e incluir el centro urbano de Río Piedras, incluyendo Santa Rita. A corto plazo, se puede coordinar:

·      transporte a mediodía en trolley desde el Recinto, particularmente sus facultades más alejadas del centro urbano com Derecho o Estudios Generales

·      acabar de resolver el issue del Parque Capetillo, que pertenece a la UPR, y donde la comunidad propone hace tiempo que se teche la ancha en colaboración con el Municipio de San Juan

·      Avenida Universidad: Este es uno de los temas donde la intervención de la propia Presidencia parece necesaria, junto a Rectoría, y en colaboración con el Municipio de San Juan. En algunos aspectos los problemas de ruido y congestión han mejorado, y el Municipio de San Juan ha logrado establecer buena comunicación con residentes y comerciantes. Me parece, sin embargo, que la Universidad debe ponerse al tanto de los cambios recientes y evaluarlos: principalmente el cierre de la Avenda Universidad los jueves y presencia policiaca en Santa Rita, a la vez que se dejó sin efecto el horario de expendio de bebidas alcohólicas. La UPR tiene que asumir como suya la situación de la Avenida Universidad. Igualmente, debe promover el desarrollo nocturno de otras alternativas como lo son, principalmente, la Avenida Ponce de León.

·      retomar aunque de forma limitada al principio, un programa regular de actividades culturales regulares nocturnas en la Avenida Ponce de León, tipo Jueves de Río Piedras, en colaboración con el Municipio de San Juan. Se puede hacer sin mucha inversión (ya el jueves 20 de marzo reinició la celebración de los Jueves de Río Piedras) pero asegurando participación máxima de estudiantes, profesores, empleados y en coordinación estrecha entre CAUCE y los negocios en la Avenida Ponce de León.

A mediano plazo:

·      creación de una vice presidencia de servicios y proyección comunitaria

·      en el Recinto, crear una posición u oficina sobre las prácticas (practicums) de estudiantes

·      retomar Ley 75 de 1995 y enmendarla para ubicar al Recinto y a la UPR en un rol asesor formalizado junto al Municipio de San Juan, un rol que reconozca la gran importancia que tene el Recinto para el centro urbano y viceversa, y el inmenso peso del Recinto en términos del espacio que ocupa y su población diaria, y como principal patrono, principal industria, entre otros.

·      reclamar acción municipal y estatal pronta de edificios abandonados, más de 70; demolición o rehabilitación, empezando con algún sector específico

·      resucitar las sesiones nocturnas del Recinto

·      definir un rumbo para el Teatro Paradise

En síntesis:

Primero, que el Recinto de Río Piedras es el micro de la Universidad y el centro urbano de Río Piedras es el micro del país. Si el Recinto y la UPR le dan la espalda a Río Piedras, le dan la espalda al país.

Segundo, que más que ningún otro recinto, el de Río Piedras se juega la vida con el tema urbano y con el destino de Río Piedras.

Tercero, queel trabajo universitario en Río Piedras requiere no solo que estemos allá afuera. Hacen falta una serie de ajustes administrativos y académicos que fortalezcan ese trabajo, incluyendo la creación de una nueva vice presidencia de servicio y protección comunitaria. Necesitamos que Presidencia y la Junta de Gobierno hablen con voz clara y consecuente sobre sus metas en Río Piedras y sobre cómo lograrlas. Y hay que repensar y engranar más las diversas prácticas estudiantiles del Recinto.

Cuarto, quehay que tener presente que no todos los pueblos y ciudades universitarias han tenidos relaciones harmoniosas con sus entornos, y es importante entender las múltiples áreas de tensión o conflicto y cómo se han atendido con deliberación.

Quinto, que hay que trabajar con objetivos concretos, a diferentes plazos pero buscando siempre coordinarlos.

La ruta no será fácil. Sin embargo, hay que emprenderla si queremos que nuestro Recinto y nuestra Universidad sobreviva y prospere como universidad del siglo XXI. No nos queda otra que repensarnos desde adentro, y en consulta con nuestra comunidad vecina, para convertirnos en una verdadera universidad urbana que interactúe cotidianamente con una vibrante Ciudad Universitaria.

Publicado en UPR

En un pedazo desvirgado de ciudad llamado Río Piedras, en un cuarto-caja-de-fósforo lleno de humo o en calles de cunetas hediondas, por las noches, alto en sustancias, hablaba de Borges, de Guy Debord, del situacionismo, del ciudadano insano en la nación postmortem y de otros fantasmas, del hardocore, del punk y de publicar su primer libro. Era raro hablar con alguien que se declare poeta, hasta ese momento no conocía a ninguno.

Que así sea es su segunda publicación y en ella el poeta indaga sobre el amor, por supuesto, y otras experiencias gratas situadas en una ciudad intensa. También sentencia, analiza, diagnostica y pronostica porvenires inciertos en poemas que narran historias. Pero sobre todo bascula por las arterias del poder a veces con odio y asco, otras con esperanza mientras sugiere estrategias (solidarias, comunitarias) para cercenarlas de una vez y por todas.

Por eso en sus poemas le habla al gentío decapitado (Anatomía) mientras repasa el inventario de los dispositivos tropicales Hoteles/Manicomios/Cárceles (País Telescopio) de una isla caribe que no se reconoce.

Vivo en un país antena,
con itinerarios; repleto de piedras,
Fronterizo.
Como en todo país,
el dominio (extravagante/bribón)
atiende clamorosamente la opacidad
de sus animalitos de dos patas.

[…]

Puede que algunas ratas habiten mi país;
pero, las torpes ratas no me conciernen
porque lo sé
ratonera más obvia que nuestro perímetro jamás
                                                           podría existir;

 -País Telescopio

Su nombre es Daniel Pommers y nos hemos vuelto a encontrar en otro pedazo de ciudad, Santurce, después de ocho años de encuentros y conversaciones fugaces y fragmentadas, para hablar de su último libro, de Gato Malo su editorial y de su vida. Que así sea.

Nuestras primeras conversaciones tuvieron lugar en un quinto piso de un edificio de apartamentos del que se dice que hace años fue refugio de dominicanos exiliados del trujillato. Ahora ese edificio carcomido es habitado mayormente por estudiantes, en cierto sentido también “exiliados”, del campo, o de una vida anterior que inevitablemente será transformada. Eso es lo que hacen las calles de Río Piedras, a veces con mucha más contundencia que la misma Universidad. Y Pommers lo sabe.

En 2009 publicó su primer libro, El Esqueleto Presenta; un paseo a pie por las calles de su Santa más querida, Santa Rita de Río Piedras, en momentos en que el neoliberalismo criollo entraba en pleno apogeo con sus características más significativas: despido de empleados públicos, recortes en el gasto social, militarización de las calles…

¿Recuerdas el motín entre estudiantes y policías en la Avenida Universidad?, le pregunto mientras tomamos una cerveza en una barra que también es una librería.

“Santini (ex alcalde de San Juan) era el jefe. Yo estaba en el Café 103 con varias personas, pero yo delego lo que hay que delegar… Cuando estaba de camino me encontré a estas personas que tenían sus máscaras y que iban pa’llá a bregar con lo que tenían que bregar. No tenía que quedarme para todo el reguero para saber lo que pasó, lo mío es escribir sobre eso. Hay que tener bastante malicia para bregar con esas situaciones”.

Pommers es escritor y también “radio operador”, un empleo civil en un cuartel de la policía municipal de Trujillo Alto. (Eso me acuerda que el escritor Roberto Bolaño era poeta y “vigilante nocturno” en el Camping La Estrella de Mar, en Cataluña). “Aquí, en Puerto Rico, todos los escritores trabajan”, recuerda Pommers.

A mi llegada, observé al compañero del turno
en el estacionamiento,
conversando por el celular. No me mira
y lo juro, quiero que me mire de una vez, y
quiero firmar el libro de entrada.

Me saludó cordial,
en mi rostro una sonrisa.
Los autos ocupados, la grama,
los versátiles bochinches de otros turnos,
Estás relevado, digo; y una sonrisa
Como respuesta y costumbre me asalta…

-De regreso a labural

Desde allí asiste a los policías que están en la calle, desde el retén de la Estación Carraizo. Pommers cuenta que una vez un tipo llamó diciendo que detrás de él iba otro corriéndolo con un cuchillo para matarlo…

“Estas en contacto con la comunidad, totalmente, y con lo que está pasando en el área y con todos ellos. Nunca pensé trabajar para la policía, pero de todas maneras uno viene de acá, de Río Piedras, de la U-P-ERRE, de estar metido adentro de los portones, de estar ready pa’ joderse con la policía”.

“Que así sea” reúne poemas escritos entre el 2005 y el 2011, “recoge esa época” comenta, y se divide en tres partes: Qué así sea, Egoístas  y Estampas del malhumorado. De la primera parte, la más “política”, dice que “es un amén por toda esa locura que estaba y que está pasando”, pero aclara que no es un amén cristiano, “para nada”.

“País Telescopio (el primer poema del libro) te pregunta al final, ¿Telescopios/rifles/solidarios? porque está diciéndote estamos aquí, ¿qué es la que hay contigo? Esto expone una pregunta y como una bofetá en la cara. Igual el Juego del Siglo, La enfermedad del siglo, se meten en la calle y en ese aspecto de ver lo que está ocurriendo y luego caminar para analizar”.

La enfermedad del siglo es tan alimaña
                                            que nos
convierte,
[…]
“cómo puede, mediante osmosis o cantazos,
existir tanta figura dura y flaca y pasmada?”

-La enfermedad del siglo es

“Porque somos el resultado de un colonialismo de tantos años que estamos bregando con esto así. Estos son los tentáculos de la neocolonia, y esos poemas van por ahí, van para dar duro a eso, a lo que es Caribe, pero en tiempo y en perspectiva de Puerto Rico”, remata Pommers con otra cerveza en la mano.

En la segunda parte del libro, “Egoístas”, dice Pommers que se adentra “directo a esa subjetividad, a mí, al individuo. Porque hay que hacer una poesía de comunidad. Y en esa segunda parte no podía dejar de lado ese hecho de que tú te puedes identificar con sentimientos que son universales. Si me conoces, conoces lo que hay ahí, si no me conoces, tal vez conoces el sentimiento, conoces lo que es el caminar del dolor al sufrimiento, también conoces la alegría y lo que es reírse, o sea, no hay una cantaleta ahí. Ya en la segunda y tercera parte me voy yo para que tú vivas la experiencia conmigo de lo que yo viví”.

Recuerdo los enormes
cachetes de aquella mujer.
Sudados, olorosos,
              engendros de una camaleónica
nigromancia.
Disfrutaba al observar sus cachetes…
           Parecían bocadillos, parecían
una porción de exquisito pan con queso.
[…]
Cada cachete, una civilización.

-Risa histérica

Contrario a otros escritores, Pommers no tiene problemas con hablar del significado o del mensaje que quiere transmitir con su poesía. En parte porque rechaza la muerte del autor dictaminada por el crítico Roland Barthes y otros teóricos de la literatura contemporánea, y porque entiende que el escritor debe ser “totalitario”.

“Eso significa que tiene que ser más responsable consigo mismo y con lo que produce y con el lector. Me gusta asegurarme de que el mensaje llegue pero no lo presiono, sino que soy bien sincero aunque sé que es poesía. Pero te estoy diciendo la que hay, no te voy a coger de pendejo o de pendeja. El engaño que se lo lleven los medios. Entonces vamos por un lugar donde no estamos mintiendo para que no puedan tener trazos y luego te puedan trazar lo que tu hiciste. Porque después lo recogen y las palabras las usan en contra tuya. Tú lo has escuchado desde todos los gobiernos que ha habido aquí y en todos los lugares del mundo, utilizan las palabras para devaluar sus conceptos… Por eso es que al autor no puede estar muerto, no debería estar muerto y no deberíamos de matar al escritor, el escritor tiene que estar presente porque tiene que estar ahí”.

No es por nada que el padre del Gonzo, Hunter S. Thompson, figura como una de sus influencias, así como Charles Bukouski, del que hay un epígrafe como embocadura a la tercera parte de Qué así sea:

I can unders
tand why th
ey never invi
ted him bac
                 k.

Y en su primer libro, “El Esqueleto Presenta”, aparece esta otra cita del “Chinasky” Bukouski.

we are
born like this
         into this

“Para esa época (2005-2011) había mucho marxismo estructuralista en lo académico. Igual cuando escribí El Esqueleto eso era lo que yo me había metido bastante al cuerpo. Y era eso, mucho de lo que fue el debate posmoderno del setenta y pico y del partido comunista francés con Bauman, Althusser, Foucault, de los que todavía hay unos soportes dentro de lo que sería el análisis. Por eso es que te hablo de aparatos represivos de estado, porque todavía tiene relevancia, a mi entender”.

Gato Malo Editores

Daniel Pommers también tiene a su cargo la editorial independiente Gato Malo Editores, la cual sigue el espíritu D.I.Y (hazlo tú mismo) que siempre ha estado presente en la escena de música independiente de la que también ha participado, tocando en bandas hardcore o simplemente paseándose en los jangueos punks del área metro.

“Publicamos literatura que queremos leer, no literatura que tu pagas para que te publiquen. Y no estoy diciendo que si tu pagas para publicar es malo, porque hay que pagar para costear y mantener la editorial. Pero desde mi punto de vista al que yo le voy a publicar, va a ser porque me gusta de una manera u otra, si no le gusta a la gente o le gusta pues eso no es problema mío ya”.

Bajo ese concepto han publicado ya tres libros: la colección de cuentos de ficción especulativa, “Cosmos Burlescos“, del escritor Miguel Pruné, “Que así sea” de Pommers y “Actias Luna“, poemario del esotérico poeta Jonatán Medusa.

“Yo soy el presidente, Miguel vicepreside, pero es calle, estamos hablando de autogestión total”, dice Pommers sobre la editorial Gato Malo.

Pero cuando dices que sacas lo que te gusta, ¿cuál es el criterio, qué es lo que te gusta?, pregunto.

“No tiene que estar súper bien escrito, porque la gramática no dice que eres un buen escritor, aunque sí determina varias cosas. Pero más allá de la gramática es el contenido, depende si es un poemario si es un libro de ensayo o si es narrativa, vamos a estar verificando que no esté muy lejos de una línea editorial que no te va a censurar porque puede ser bien diversa, no hay una línea específica. Pero sí hay un compromiso de calidad y sinceridad. En ese sentido pudiera salir un libro que a mí no me encante, porque tampoco voy a cortarle la cabeza a la gente porque no piense como yo. Así que no es de pensamiento, es de que haya esa vitalidad y esa ricura que a mí me gusta y que nos gusta a nosotros”.

Aquí nos despedimos. Daniel Pommers volverá al retén en el cuartel de Carraizo, a escribir más poesía y, por su puesto, a caminar por la ciudad. Espero con ansias otro encuentro de los inesperados, el abrazo, las sustancias, y la buena música. Que así sea.


Este texto fue publicado originalmente en 80 grados.

Publicado en Escribanía
Viernes 28 de marzo de 2014 05:00

Ese sol que le pega a las personas inmigrantes

El sol pegaba fuerte esa mañana del sábado 22 de marzo. Le ponía la piel brillosa a quien cruzara bajo ese ardor. Bonitos rayos eran, pero picaban como agujas de vudú. Por eso la gente pisaba por lo oscuro de las aceras o se resguardaban en alguna tiendita o barra del Paseo de Diego.

El calor se columpiaba por los tubos de las tres carpas desplegadas en la Plaza de la Convalecencia en Río Piedras. Allí comenzó la primera edición de la Feria de Servicios Legales, coordinada por el Pro Bono de Servicios de Orientación al Inmigrantes (SOI) de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y el Centro de Acción Urbana Comunitaria y Empresarial (Cauce). También participaron en la actividad la Comisión de los Derechos de las y los inmigrantes del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, la Organización Pro Derechos de las Mujeres (Opdem) y otros Pro bonos como el de Derecho Laboral, Democracia y Participación Ciudadana.

Todo estaba listo. Las abogadas, abogados y una mediadora comenzaron sus labores de orientación gratuita. Las mesas de la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) y de la Sociedad para Asistencia Legal (SAL) estaban repletas de papeles informativos. Puerto Rico Community Network for Clinical Research on AIDS (PR CoNCRA) tenía sus vistosos condones de colores y lubricantes para regalar junto a informativos de educación sexual. También realizaron pruebas de VIH y se ofrecieron otros servicios médicos en conjunto con la Escuela de Medicina de la UPR.

Las payasitas tenían sus narices rojas puestas y un hula hoop con los que los pequeños jugaron mientras sus madres y padres participaban de las orientaciones y talleres sobre derecho laboral, derechos civiles, manejo de querella por violencia doméstica y defensa personal.

A medida que se trasladaba el sol y poca gente llegaba, surgió la pregunta: ¿dónde están las personas inmigrantes? Una lista de cotejo pasaba por la mente de quienes coordinaron la Feria: Río Piedras es uno de los lugares con mayor cantidad de residentes inmigrantes, hubo buena publicidad, la plaza es conocida por los residentes. Entonces, ¿qué pasó?

Algunos estudiantes de Derecho salieron a las calles con propaganda de la Feria y hojas informativas. Muchos transeúntes agradecieron la información, pero no se aparecieron. Otras personas mostraron escepticismo —diría yo— y empotraron su mecanismo de defensa cuando vieron una foto de una persona esposada frente a un escudo federal, imagen que estaba en uno de los folletos que explicaba los derechos que les cobijan aun cuando han sido detenidos. Ya sabemos que este fue un error publicitario pero que, a su vez, reveló otro problema: el miedo incrustado en la vida de las personas inmigrantes.

Por esta razón, la orientación legal se llevó a la plaza pública, en busca de mayor acceso a la justicia, ya que “las personas inmigrantes no se atreven a buscar servicios legales”, como sostuvo la estudiante de Derecho e integrante de SOI, Mayra Cristina Artiles Fonseca.

Sin duda alguna, esta primera Feria de Servicios Legales sirvió de campo de estudio en el calor de la realidad social. Ratificó la necesidad aún mayor de que todas las personas inmigrantes —y las no inmigrantes— conozcan sus derechos para empoderarse de sus vidas. Hay una necesidad masiva de conocer las protecciones y los medios existentes para hacer cumplir los derechos que les cobijan.

Así que bajo ese sol que picaba, se develaron otros ardores que hacen que las y los inmigrantes caminen por lo oscuro, por las sombras para evitar —como haría cualquier persona— deshidratarse por el camino. 

Publicado en UPR
Martes 25 de marzo de 2014 05:00

Reencuentro con Río Piedras, un fotoensayo

A continuación, un fotoensayo de la colaboradora permanente de Diálogo Digital, Supakid. Encuentra su trabajo fotógrafico en su página oficial, diario fotográfico, Facebook e Instagram.



Publicado en Cultura hoy

“Desvinculada de la comunidad la UPR”, lee una portada del desaparecido periódico El Mundo, para mayo del año 1989. Durante décadas, este ha sido el reclamo de ciertos sectores dentro de la comunidad universitaria, quienes son conscientes de la necesidad de estrechar lazos entre la Universidad de Puerto Rico (UPR) y la comunidad adyacente, así como de los propios habitantes del casco urbano de Río Piedras, quienes han vivido el deterioro urbano, los problemas de seguridad y otros conflictos que han plagado el casco riopedrense a través del tiempo.

Con el propósito de encaminar los debates que lleven a soluciones para enmendar esta situación, Diálogo presentó el pasado miércoles, 19 de marzo, el foro Universidad y casco urbano: estrategias para diseñar una comunidad en el Auditorio de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPR-RP).

El grupo de panelistas estuvo compuesto por el profesor Juan Giusti, historiador, sociólogo y abogado; el profesor Jorge Lizardi, historiador de arquitectura y ciudad; el profesor Manuel Bermúdez, arquitecto y diseñador urbano; y el planificador José “Tato” Rivera Santana, director de la Oficina de Planificación, Ambiente y Urbanismo del Municipio de San Juan.

Cada ponencia trajo a la mesa un enfoque diferente sobre las propuestas que son necesarias considerar para dar inicio al diálogo multisectorial y comenzar a estrechar los vínculos entre la UPR y el casco urbano riopedrense. Se discutió desde la necesidad de repensar cómo la Universidad se relaciona con Río Piedras a la enumeración de posibles causas históricas que provocaron el deterioro urbano. También se presentaron proyectos concretos y estrategias que se intentan implementar actualmente por distintos sectores, por lo que el foro constituyó un primer paso en dar comienzo a las conversaciones sobre una temática que, de acuerdo a todos los panelistas, requiere un esfuerzo colectivo.

Para Giusti es crucial la coordinación entre la rectoría, la presidencia y la Junta de Gobierno de la UPR para comenzar a planificar intervenciones en el casco riopedrense por medio de iniciativas que nazcan desde las áreas administrativas y académicas del centro docente. Sin embargo, también apuntó como necesario la presencia de la comunidad de Río Piedras en la conceptualización de estas ideas. “Basta de proyectos estudiantiles efímeros. Los proyectos deben hacerse en coordinación misma con la comunidad”, subrayó el historiador.

El profesor Juan Giusti durante su ponencia en el foro / Foto por Adriana de Jesús Salamán

Por su parte, Lizardi señaló que el casco riopedrense se ha ido convirtiendo en “una ruina que insiste en ser habitada”, a pesar de los embates que han provocado elementos tales como el dominio de los centros comerciales, el desarrollo de urbanizaciones y las dificultades que ha presentado los cambios en la estructura vial desde la década del 1950 con el establecimiento del carro como medio de transporte principal y la creación del Tren Urbano a comienzos de este siglo. El historiador también recalcó la importancia de recordar que Río Piedras existe “más que para los universitarios”, pues se ha destacado por albergar una diversidad de comunidades que coexisten en este espacio.

Lizardi argumentó que a pesar de que no se percibe de esta manera, el vínculo entre la Universidad y la comunidad riopedrense existe aún. Sin embargo, señaló que “es cada vez más débil”. Desde mediados del siglo 20, comentó el historiador, las prácticas universitarias y las decisiones administrativas han fortalecido la idea de la UPR-RP como un recinto aislado en lugar de fomentar la idea inclusiva de “ciudad universitaria”.

El profesor Bermúdez, por otro lado, presentó cinco proyectos académicos, creados por estudiantes del curso de Diseño Urbano del programa graduado de la Escuela de Arquitectura de la UPR-RP, que permiten una mayor interacción entre la Universidad y el casco urbano. El desarrollo de algunas de estas iniciativas urbanas reestructuraría los límites físicos del centro docente, acercandolo más a la comunidad riopedrense, mientras que otros funcionarían como una aportación que haría la UPR para el desarrollo de nuevas viviendas y mejoras a la transportación y seguridad en Río Piedras.  

Bermúdez también señaló como necesario el que la administración universitaria provea los recursos para el desarrollo de estos proyectos de la Escuela de Arquitectura que atienden directamente el desarrollo urbano de Río Piedras.

En representación del municipio de San Juan, el planificador José “Tato” Santana señaló que la administración de la ciudad capital visualiza como necesario el desarrollo estructural, económico y social en aras de lograr detener el deterioro urbano en el casco de Río Piedras. Santana también sostuvo que es imprescindible también una vinculación entre la Universidad, el municipio y la comunidad riopedrense.

Ante el cuestionamiento de por qué estos proyectos que se han ideado al interior de la administración no han ido progresando con la rapidez que muchos quisieran, al igual que los límites que existen en situaciones como la intervención y eventual expropiación de edificios en desuso, el planificador apuntó que el municipio de San Juan se han enfrentado a ciertas limitaciones económicas entre las que se encuentra una posible reducción al presupuesto en el próximo año fiscal.

Universidad y casco urbano: estrategias para diseñar una comunidad constituyó un esfuerzo para dar inicio al diálogo entre sectores y el desarrollo de propuestas con el potencial de eventualmente convertirse tanto en política universitaria como política pública, partiendo de la vinculación entre el centro docente y la comunidad riopedrense para beneficio de todos los que conviven en ese espacio que idealmente será una ciudad universitaria.

Publicado en UPR
Jueves 20 de marzo de 2014 14:06

Hoy en el "Jueves de Río Piedras"

Hoy Río Piedras se convertirá una vez más en sede de mercados agrícolas, artesanales y gastronómicos, presentaciones de teatro, talleres culturales, exhibiciones y exposiciones de libros, desde el mediodía hasta la medianoche, en espacios repartidos por todo el casco urbano.

Se trata de una iniciativa comunitaria de la Junta Comunitaria del Casco Urbano de Río Piedras, el Centro de Acción Urbana, Comunitaria y Empresarial (CAUCE), el Municipio de San Juan, junto a comerciantes, residentes y la Hermandad de Artesanos, agrupaciones que laboran para convertir al casco urbano de Río Piedras en "el distrito cultural y gastronómico" más importante del País.  

A tales efectos a las 8:00 p.m. habrá salsa ‘de la gorda’ pa’ bailar en local El Taller, localizado en la calle Robles. A las 9:00 p.m. se presentará la agrupación musical La PVC en la Plaza Robles; y a las 10:00 p.m. estarán Tito Matos y La Máquina Insular en el local El Boricua en la calle Saldaña.

La galería, café y tienda de cómics Mondo Bizarro, localizado en la Avenida Ponce de León esquina Paseo de Diego, también hará acto de presencia en este jueves de Río Piedras con la presentación de su primera edición “Cómic Jangueo”, un maratón de cómics, arte y música a cargo de la banda Nosotro y Los Manglers. El público podrá dibujar escenas inspiradas en "una noche de jangueo en Río Piedras". Habrá rifas y premios para las mejores tirillas.

El evento de Jueves de Río Piedras se ha celebrado ininterrumpidamente el tercer jueves de cada mes durante los pasados ocho años.

Actividades pautadas para este Jueves de Río Piedras:

12:00 p.m.

Música en vivo – Plaza del Mercado

Mercado agrícola y artesanal – Plaza Robles

 

6:00 p.m.

Noche de Favoritos – Restaurante Mercado

Taller: Introducción a la Permacultura – La Chiwinha

 

7:00 p.m.

Música en vivo y Teatro – Plaza Robles

Exhibición: Obras de Hiram Yunqué – Galería Guatibirí

Presentaciones en:

Librería La Tertulia

Librería Isla

Librería Mágica

 

8:00 p.m.

Salsa Gorda Pa’ Bailar – El Taller

 

9:00 p.m.

La PVC – Plaza Robles

 

10:00 p.m.

Cómic Jangueo: Manglers y Nosotro – Mondo Bizarro

Exe & The Caged – Club 77

Tito Matos y La Máquina Insular – El Boricua

Publicado en Cultura hoy
Miércoles 19 de marzo de 2014 06:30

¡En vivo! Foro Universidad y casco urbano

Haciendo honor al nombre del periódico de nuestra Universidad, queremos crear un diálogo entre todos los sectores universitarios, comunitarios y aledaños, con el propósito de desarrollar ideas y proyectos que integren a la Universidad de Puerto Rico a los centros urbanos adyacentes con el foro Universidad y Casco Urbano: estrategias para diseñar una comunidad, hoy 19 de marzo a las 7:00 p.m. en el Auditorio de la Escuela de Arquitectura de la UPR Río Piedras.

Puedes ver la transmisión del foro en vivo aquí.

Publicado en UPR

A pesar de que los cimientos del primer centro docente del País, la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras, están ubicados en territorio riopedrense, la esencia del campus no se ha extendido más allá de los portones que lo dividen del casco urbano que le alberga. Percibimos ambos territorios como entes separados, cuando deberían ser concebidos como uno. Llamar a Río Piedras la “Ciudad Universitaria” es una falacia en nuestra contemporaneidad.

Desde hace años se ha discutido un sinnúmero de propuestas para integrar a la Universidad con los espacios adyacentes. No obstante, la política pública municipal y la universitaria no han logrado consolidarse en un proyecto materializado. Ciertamente, parte de la experiencia de todo estudiante es relacionarse con el espacio que rodea su universidad. Idealmente, el conocimiento generado en las aulas debe traspasar las paredes del salón de clases; que mejor que el propio centro urbano de la ciudad que la cobija para poner en práctica todo el saber que nace desde la UPR.   

Haciendo honor al nombre del periódico de nuestra Universidad, queremos crear un diálogo entre todos los sectores universitarios, comunitarios y aledaños, con el propósito de desarrollar ideas y proyectos que integren a la UPR a los centros urbanos adyacentes. Proponemos, entonces, comenzar esta discusión con el foro Universidad y Casco Urbano: estrategias para diseñar una comunidad, este miércoles 19 de marzo a las 7:00 p.m.

La UPR en Río Piedras (UPR-RP) será el punto de partida de la discusión, pero el objetivo es que se extienda a otras unidades del sistema UPR, como por ejemplo, el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) y la UPR en Cayey —cuyos campus también están ubicados en centros urbanos— para que adopten e implementen las ideas y proyectos que surjan en el foro.

El encuentro, que se llevará a cabo en el auditorio de la Escuela de Arquitectura de la UPR-RP, tendrá como panelistas al profesor Juan Giusti, historiador, sociólogo y abogado; al profesor Jorge Lizardi, historiador de arquitectura y ciudad; al profesor Manuel Bermúdez, arquitecto y diseñador urbano; y al planificador José “Tato” Rivera Santana, director de la Oficina de Planificación, Ambiente y Urbanismo del Municipio de San Juan.

Según Giusti, las universidades han sido históricamente instituciones urbanas importantes, por lo que su relación con el casco urbano es inseparable. “Es una relación difícil, donde ambas partes tienen prioridades y estilos diferentes. Por eso es importante dialogar sobre el tema, sobre todo en momentos de cambios administrativos en la UPR y en nuestro Recinto”, puntualizó.

En el foro, abierto al público general y libre de costo, se abordarán temas de seguridad, empleo, economía, interacción comunitaria, transportación, diseño urbano, autogestión, entre otros. Además de las ponencias de los panelistas, el público tendrá un espacio para exponer sus ideas, preguntas y propuestas sobre este tema neurálgico para el desarrollo del País.

“Con este foro comenzamos una serie de diálogos y conversaciones que deseamos tener sobre temas específicos. Decidimos comenzar con el tema de la Universidad integrada al casco urbano porque conocemos que es una preocupación de muchos sectores de la comunidad universitaria y de la sociedad civil”, expresó Norma Borges, directora interina de Diálogo.

En el evento se presentarán, además, varias propuestas de interacción urbana entre la UPR-RP y Río Piedras, desarrolladas por estudiantes del curso de Diseño Urbano del programa graduado en Arquitectura de la UPR-RP. La misión del foro es lograr que estos proyectos no culminen simplemente en discusión, sino que se transformen en realidades palpables para la comunidad. 

“Decenas de estudiantes y no pocos profesores de arquitectura han ideado estrategias urbanas que podrían apuntalar una demolición de las distancias, creándose así condiciones de posibilidad para la existencia de comunidades integradas. La intervención que proponemos para el foro resume algunas de las más recientes de esas propuestas”, indicó el profesor Lizardi. 

Por otra parte, el presidente de la UPR, el doctor Uroyóan Walker, estará a cargo del mensaje de bienvenida y conformará parte del público para escuchar las propuestas de la comunidad universitaria.

El objetivo de Diálogo es que las ideas desarrolladas en el foro sean discutidas con la posibilidad de convertirse en política universitaria y pública que beneficie a los espacios y las personas impactadas por la gestión académica y comunitaria de nuestra Universidad. Le extendemos la invitación a este foro organizado por nuestro Taller de Estudiantes y esperamos que sea un paso importante en la discusión nacional de alternativas para mejorar la vinculación de la UPR con el País.

Publicado en UPR

El actor Teófilo Torres continuará con la presentación del monólogo ¿Qué hago traduciendo a Shakespeare? este fin de semana en el café-teatro y cine La Beckett, ubicado en el casco de Río Piedras.

La obra está basada en un texto escrito hace 15 años atrás por el profesor, escritor y poeta Rafael Acevedo.

Según Acevedo, una vez el actor tuvo el libreto en sus manos, rápidamente mostró su interés en interpretar el personaje. A través de los años, Torres le ha añadido nuevos elementos sociales y políticos al monólogo.

La obra presenta la historia de un profesor universitario desempleado que, luego de buscar empleo desesperadamente, consigue uno como traductor de sonetos de William Shakespeare. Para completar su tarea, invita a su estudiante más atractiva e inteligente para que lo ayude.

“[La historia] parte de una situación real de desempleo de una persona que se gradúa de Humanidades, un profesor que busca trabajo y lo único que consigue es traducir, pero eso se junta con la cuestión de llegar a una cierta edad en la que ya no se es joven, entonces, hay una reflexión sobre estar desempleado y, ¿qué uno hace ahora con eso?”, relató el escritor.

¿Por qué Shakespeare?

Por otro lado, en la historia del teatro y la literatura existen muchos personajes icónicos, sin embargo, en esta ocasión, son los textos del reconocido dramaturgo William Shakespeare en los que Acevedo decidió girar la trama.

“Shakespeare se presta para una reflexión sobre la traducción y sobre cuestiones esotéricas”, afirmó.

El profesor contó además que cuando leía los textos de Shakespeare le causaba gracia el doble sentido que tienen algunas palabras en la actualidad.

“Pensé sería bueno escribir un monólogo donde alguien haga referencia al doble sentido de las palabras que en ese momento no lo tenían”, explicó.

¿Qué hago traduciendo a Shakespeare? fue presentada exitosamente en Cuba el pasado mes de febrero en la XXXIII Feria Internacional del Libro de La Habana. Por su parte, Torres presentó sus monólogos Papo Impala está quitao y A mis amigos de la locura en el Segundo Festival del Monólogo Latinoamericano de Cienfuegos, donde obtuvo el Premio especial del jurado por su actuación.

El monólogo se presentará del 13 al 16 de marzo en La Beckett a las 8:00 p.m. La entrada tiene un costo de $12.

Publicado en Cultura hoy
Inicio
Anterior
1
Página 1 de 7

Te Recomendamos